1921, El Rif – Historia de España

El cómic 1921: El Rif es el décimo número de la colección Historia de España en viñetas. La línea editorial de Cascaborra Ediciones que nos permite disfrutar cada poco tiempo de un nuevo acontecimiento de la historia de España, en cómics. Una propuesta con un marcado sentido didáctico, guionizado en esta ocasión por Javier Yuste; y con el dibujo de Antonio Gil.

El Rif
La campaña del Rif no era apta para cualquier tipo de soldado

En 1921: El Rif se narra una de las partes más oscuras de la historia contemporánea española. La campaña de Marruecos. Una de las operaciones militares que cosechó mayor rechazo por parte de la población española. Y es que el servicio de quintas o levas no gozaba de buena reputación. Fueron miles los jóvenes llamados a filas durante estos años; a un destino en el que sabían de antemano que iban a estar abandonados a su suerte. Y tampoco gozaba de respaldo entre los militares peninsulares, que veían como los militares africanistas conseguían de manera más fácil ascensos y títulos, merced a los méritos de guerra.

¿Pero cómo llegó la situación a enconarse de este modo? Después de un primer momento de retraimiento, España inició su penetración en  África a partir de 1906. Pero para entonces, poco territorio quedaba por repartir en el continente africano. Fue bajo la influencia de Gran Bretaña como España se asentó en el norte de África; con el objetivo de contrarrestar la influencia francesa en la zona. Así se estableció un protectorado franco-español en Marruecos. España recibió una franja en el norte, el Rif; y un enclave en la costa atlántica (Ifni y Río de Oro). ¿Qué sentido tenía este nuevo renacimiento colonial para España? ¿Fuente de recursos? Puede ser. Obviamente había importantes intereses económicos y comerciales. Sin embargo, más peso tienen las tesis que defienden el afán por recuperar el prestigio internacional perdido.

El Rif

Sin embargo, la presencia española en este enclave africano iba a resultar muy costosa; tanto económicamente, como políticamente. Desde muy pronto las tribus de bereberes se formaron en cabilas. Las cabilas eran unidades de organización político-administrativa de Marruecos que se negaban a asumir la administración colonial. Y al mismo tiempo, iniciaron una política de hostigamiento a la presencia española. Los ataques de los rifeños fueron constantes; y obligó a España a tener presencia militar constante en sus territorios coloniales. Unas colonias que provocaban más bajas que gloria. Con el tiempo, ya nadie sabía qué hacían allí las tropas españolas. La ocupación africana se había convertido en algo tremendamente impopular.

Este carácter se ve claramente reflejado en el cómic 1921: El Rif; en el que podemos observar escenas realmente crudas. Asesinatos a sangre fría, lapidamientos o emboscadas militares. Es sin lugar a dudas uno de los datos definidores de esta novela gráfica: la crudeza. El lector llega a percibir el rechazo hacia la campaña africana de muchos de los soldados que aparecen por sus páginas. Y al mismo tiempo la resignación, a sabiendas de que nadie va a devolverles sus antiguas vidas. Y en buena medida, eso lleva inevitablemente hacia la deserción y la desconfianza; que también aparece por sus páginas.

En 1921 una operación del general Silvestre tenía como objetivo extender el control español alrededor de Melilla. Y para ello se adentró en el Rif sin proteger la retaguardia. Un error imperdonable. Los rifeños de Abd el Krim atacaron la retaguardia española provocando más de 10.000 bajas. Fue el desastre de Annual. Y sus consecuencias, lejos de quedarse en el ámbito norteafricano, pasaron a ser de nivel nacional. La cuestión de Marruecos se convirtió así en un elemento decisivo para entender el golpe de Estado de Primo de Rivera en 1923. Y aunque en el cómic no se hacen eco de estos hechos, sí lo hace el magnífico dossier final escrito por Javier Yuste.

¿Qué podemos ver exactamente en 1921: el Rif? En realidad solo vemos una pequeñísima parte de la campaña de Marruecos; también conocida como guerra del Rif. Un botón de muestra de lo que fue el devenir del conflicto. Los protagonistas pertenecen al Regimiento de Cazadores de Alcántara nº 14 de Caballería. Y la acción tiene lugar entre los días 22 y 23 de julio de 1921. Los mandos militares españoles ordenaron la retirada, y miles de soldados españoles trataron de llegar a Melilla; fustigados por los ataques constantes del enemigo. Miles de hombres abandonados a su suerte.

El RifAlgo realmente interesante es el vocabulario que se emplea en el cómic. Aunque en este sentido se echa de menos un glosario histórico, como en otros números de la colección, que nos ayude a entender determinadas expresiones. Utiliza palabras como regulares, oficiales o regimiento; que son relativamente conocidas. Pero también emplea jerga castrense con términos y chascarrillos como “gorrillo cuartelero”, “cornetilla” o “detentebala”. Este último hace referencia a las famosas estampitas del Sagrado Corazón que popularizaron los requetés y en donde se leían diferentes frases que pedían a las balas que se parasen antes de llegar al corazón.

Y también es relevante el intento del autor por reflejar sobre el papel lo que es el día a día del conflicto. No solo en los momentos de máxima tensión; sino también en el tiempo de ocio y divertimento: las apuestas, los chistes, las prostitutas, los lugares de adivinación.

En definitiva, una visión poco usual de la guerra, pero que aporta una perspectiva interesante de unos hechos que marcarían en buena medida la historia de España contemporánea.

 

Deja un comentario