Flandes 1566-1573 – Rebelión y Orden – Antonio Gil

Aunque Felipe II no heredó el título de emperador, fue monarca de un inmenso Imperio, y titular de una Corona que era la primera potencia de Europa. Felipe II fue un monarca dedicado por entero a las cuestiones de su reino. Él, personalmente, resolvía todos los asuntos con el auxilio de sus secretarios, y consolidó y restructuró las instituciones de gobierno. Y en su política exterior le tocó incorporar a Portugal;  puso fin a la rivalidad con Francia, al menos de manera temporal;  fue derrotado por Inglaterra en 1571; y sobre todo, le tocó combatir en los Países Bajos el problema protestante heredado desde tiempos de su padre. Es en este punto en el que nos encontramos en el cómic Flandes 1566-1573. Rebelión y Orden de Antonio Gil.

flandes
Felipe II

Flandes 1566-1573. Rebelión y Orden

Los nobles flamencos se presentan en Breda en 1566 ante Margarita de Parma, hermana del rey Felipe II, y gobernadora de los Países Bajos. Sus pretensiones pasaban por solicitar la libertad religiosa, la abolición de la Inquisición o la anulación de todos los preceptos del Concilio de Trento. Un ultimátum que difícilmente podría haber aceptado Margarita de Parma, y que llevó a Felipe II a declarar la guerra a los nobles flamencos. La mecha prendida por los calvinistas parecía imparable en todo Flandes. La rebelión contra la dominación española ya era un hecho, y la magnitud de las consecuencias estaban por ver. En este punto, el cómic Flandes 1566-1573. Rebelión y Orden se pone realmente interesante.

En esta tesitura, Felipe II decidió que el hombre encargado de comandar la intervención militar en Flandes fue Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, III Duque de Alba; un hombre con contrastada experiencia militar, y con fama de estratega y mano dura. Sin duda, una elección importante si se quería atajar el problema por la vía militar, pero que mandaba al traste cualquier intento de solución diplomática.

Flandes 1566-1573. Rebelión y Orden
Margarita de Parma

Antonio Gil

La trayectoria de Antonio Gil en los últimos años está imparable. Sus dos últimos trabajos ya han marcado una línea de trabajo envidiable. Voljov, 1941, acerca de los duros enfrentamientos a los que tuvo que enfrentarse la División Azul en el frente ruso; o El Rif, 1921, sobre la campaña africana. Sin duda estaremos atentos a todo lo que vaya publicando.

Respecto a Flandes 1566-1573. Rebelión y Orden, se trata de un cómic sobresaliente que no solo muestra los convulsos años de la guerra de Flandes, sino que también nos permite ver la efervescencia del movimiento protestante en Europa; el quehacer político de la historia moderna; o la complicada diplomacia europea. Muy interesante también detalles como la guerra iconoclasta que protagonizaron los rebeldes en Flandes, o el famoso camino español que tomaron las tropas del Duque de Alba. El ropaje, la atmósfera e incluso el lenguaje. Todos los detalles se han tenido en cuenta. Nada parece escaparse a Antonio Gil, que ha cuidado con mimo hasta la última viñeta de su cómic. Quizás, lo único que podamos reprocharle es no incluir en Flandes 1566-1573. Rebelión y Orden más páginas que nos permitan ver las duras batallas que se libraron en Flandes. Pero eso ya forma parte de otra historia.

rebelion y orden
Imagen del Duque de Alba

Deja un comentario