Kogaratsu – Bosse y Michetz

Kogaratsu nos cuenta la historia de un joven samurái errante llamado Nakamura Kogaratsu. Un mercenario que en otro tiempo estuvo al servicio del daimio Sire Yoshida; asesinado por su rival Mitsuru en la batalla de Ishikari. Sin embargo, aunque Kogaratsu será ahora leal al hijo de su antiguo señor, y legítimo heredero del clan, Kishiji Bando, de 15 años de edad; el desarrollo de los capítulos le llevan a convertirse en un samurái errante, sin dueño ni señor. Solo seguirá a su propio instinto y su honor como samurái.

Con este argumento, Kogaratsu se convierte en un fiel reflejo del Japón Tokugawa. Una oda al Japón samurái que guarda similitudes a otras grandes obras de la temática como El Lobo solitario y su cachorro. Y al igual que pasara con El árbol que da sombra, de Osamu Tezuka, Kogaratsu es una ventana muy fidedigna del periodo histórico. Un cómic en el que se aprecia una exhaustiva investigación por parte de los autores, que nos deleitan con una obra llena de proverbios japoneses y haikus; términos y vocabulario propio del periodo; ropajes; actitudes; y hechos históricos. Así como un excelente dibujo de Michetz; dibujante belga que dota a cada página de minuciosos detalles; y que a ratos parece sobrecogedor.

Todo ello hacen que el lector quede completamente embelesado desde la primera página del relato. Aunque curiosamente se trata de un cómic que ha pasado bastante desapercibido para el público en general.

kogaratsu

Kogaratsu: una ventana al Japón samurái

Buena parte del mérito del cómic Kogaratsu es la capacidad de recrear el mundo feudal en que se había convertido Japón en torno al siglo XVII. Una labor que ejecutan con una abrumadora belleza los autores. La coexistencia de estructuras feudales y monárquicas y el desposeimiento progresivo del emperador, en beneficio del Shogun o jefe militar, caracterizaron las instituciones japonesas hasta la época meiji. El shogunato, nacido a fines del siglo XII, tuvo su pleno desarrollo en el siglo XVI con el advenimiento de la familia Tokugawa; que conservó el poder hasta la mal llamada restauración imperial.

A su vez, moderan este poder la descentralización feudal y la estricta jerarquización de la sociedad. Una sociedad dividida en nobles palaciegos (kuge), señores feudales (daimios), guerreros (los célebres samuráis) y gente común. Estos a su vez se subdividen en agricultores, artesanos y comerciantes, por este orden. Y resulta muy fácil distinguir en el cómic las distintas castas sociales.

kogaratsu

El origen de los samuráis

Alrededor del siglo X, mientras la aristocracia (kuge) disfrutaba de una vida cultural sofisticada en la corte del gobierno imperial de Heian, comenzaron a aparecer ciertos grupos caracterizados por su fuerza y competencia con las armas. Se les llamó de varias maneras, tsuwamomo, mononofu, bushi y saburai. Todos ellos términos que le relacionaban con las armas. Fue el último término el que evolucionó hasta samurái; para indicar a los hombres que servían a las casas nobles.

Originalmente los samuráis eran una clase de especialistas cuya ocupación era servir militarmente a la clase gobernante. La imagen dominante es la de jinetes armados con arcos, flechas y espadas, cabalgando a lo ancho de las llanuras de Japón. Constituyeron el primer grupo social en Japón con una clara identidad militar. Y en buena medida esa imagen queda fielmente retratada en muchas de las páginas de Kogaratsu.

bosse y michetz

Los grandes daimios

Pero los samuráis no solo sirvieron como guerreros, sino que con el tiempo extendieron su domino hacia las tierras arables (el recurso económico más importante). Los samuráis se convirtieron en terratenientes, y extendieron su dominio sobre los feudos de la vieja aristocracia, y a partir del siglo XI empezaron a construirse sus propias organizaciones jerárquico-políticas. Surgen así los grandes daimio. Samuráis que tienen a su cargo a otros samuráis de menor rango. Como es el caso de Kogaratsu, al servicio del daimio Shimura Yamitsu; que a su vez está al servicio de Sire Yoshida. Toda una red de vasallaje que nos recuerda enormemente al feudalismo europeo.

japón samuráiEl shogunato

De este modo coexiste una estructura de poder dual: el nuevo poder samurái y la corte imperial. Para el siglo XII esta estructura quedó institucionalizada bajo el nombre de BAKUFU o SHOGUNATO. En adelante, la historia de Japón quedaría marcada por la expansión gradual del poder samurái; y el correspondiente declive de la aristocracia nobiliaria. De hecho, las referencias al emperador y la nobleza imperial en el cómic son inexistentes. Y por contra, las distintas aventuras de Kogaratsu como ronin errante están repletas de referencias a los daimyos, el shogun y las relaciones de vasallaje propias de la época.

Un aspecto muy interesante de la obra es el uso de la terminología propia de la época. Así, a través de sus páginas podemos ver conceptos como kami (espíritu); seppuku (suicidio propio de la clase samurái); kwaidan (espectro); eta (clase social más baja); bushido (código de honor del samurái), etc.

El honor de los samuráis

Con la institucionalización del samurái se desarrolló una cultura propia, compleja y rica; con un alto contenido simbólico y normativo. El samurái era un grupo que se sostenía en su identidad colectiva y con un fuerte sentido del honor. El honor era considerado el elemento central del camino del guerrero, y estaba íntimamente ligado con la fuerza física y la excelencia militar. A más honor, más fuerza. Una máxima plenamente visible a lo largo de los tres tomos integrales de Kogaratsu. Recomendamos encarecidamente la lectura de El hombre en la ola, del segundo tomo integral de Kogaratsu.

El shogunato Tokugawa (también conocido como periodo Edo) consolidó a dicho clan como autoridad suprema de todo el país. Controlaba la porción más grande de territorio (alrededor de un cuarto de las tierras fiscales de Japón), y el resto quedaba en manos de daimios. Los Tokugawa establecieron distintos mecanismos de control de los distintos daimyos, que iban desde el control fiscal a lo que se conoce como sankin totai, práctica que consistía en la obligación a los daimyo de pasar cada año un periodo en la corte en Edo, una práctica de control político y fiscal.

Los volúmenes de Kogaratsu

Volumen 1

kogaratsu

  1. El puente de ninguna parte
  2. El loto sangriento
  3. El tesoro de los etas
  4. La primavera descuartizada
  5. El lomo del tigre

Volumen 2

kogaratsu

  1. Más allá de las cenizas
  2. El hombre en la ola
  3. La otra mitad del cielo
  4. Bajo la mirada de la luna
  5. La estrategia de la falena

Volumen 3

kogaratsu

  1. El rojo perfecto
  2. El horno
  3. El protocolo del mal
  4. Taro

Kogaratsu, un cómic con nostalgia

La editorial Ponent Mon se ha decidido a publicar en tres tomos integrales la obra de Kogaratsu al completo; pero no es la primera vez que vemos una edición de esta obra en España. Ya en los años noventa Norma tuvo a bien de empezar a publicar las aventuras de Kogaratsu, aunque sin previo aviso, fueron interrumpidas. Nos suena, ¿verdad? Por desgracia Norma nos tenía acostumbrados a estos cortes sin ningún tipo de explicación. Gracias en cualquier caso a Norma por facilitar que Ponent Mon haya podido editar la obra al completo.

Por ponerle un “pero” a esta edición, nos habría encantado que viniera acompañado de un dossier histórico sobre el periodo a la altura de la obra.

¿Dónde comprar y descargar el cómic Kogaratsu?

Podemos comprar la obra Kogaratsu en la web oficial de Ponent Mon; que nos ofrece un exquisito catálogo de cómics históricos. Y por supuesto, en cualquiera de vuestras tiendas habituales que tengan como servicio la venta de cómic online. Os aseguramos que no os arrepentiréis de su compra. Un cómic que nos permite aprender muchísimo sobre el Japón samurái. Y como muestra, la propia editorial nos permite descargar algunas páginas de sus volúmenes 2 y 3. Para ello pincha en cualquiera de los siguientes enlaces.

  • Kogaratsu (Integral, 3 volúmenes)
  • Marc Degroide MICHETZ (dibujo) y Serge Bosmans BOSSE (guión)
  • Traducción: Víctor Mora e Inés Clavero Hernández
  • Ponent Mon
  • 2016-2019 (reedición)
  • 42,00€; 42,00€; y 38,00€ respectivamente

Deja un comentario