La historia de mi madre – Historia viva de Corea

La historia de mi madre es un mahwa basado en el testimonio oral de la madre de la autora, Kim Eun-Sung. Un testimonio que se convierte en el reflejo de la historia de Corea. Una historia de felicidad y de angustias. Un relato de miserias y de riquezas. La historia de mi madre se articula a modo de conversaciones entre la autora y su madre. A través de doce capítulos y una introducción, ambas van repasando la historia de las últimas tres generaciones de su familia; haciendo así un repaso de la historia de Corea desde principios del siglo XX. La historia de una mujer sencilla que observa los vertiginosos cambios a los que se enfrenta el país coreano. El imperialismo japonés, la segunda guerra mundial o las reformas del capitalismo, tienen su hueco en las páginas de este manhwa (manga en coreano).

La historia está ambientada en la provincia de Hamgyong. Situada al noroeste del país. Limitando al norte con China y Rusia. En el capítulo introductorio se cuenta la historia de la abuela de la autora. Casada a los dieciséis años, y que en poco tiempo llegó a tener cuatro hijas y un hijo. Siendo la menor de todas la madre de la autora. En la casa familiar convivieron durante varios años el matrimonio con sus cinco hijos. El padre de él. Y dos de sus hijos. En total, diez miembros. Pero nunca pasaron penurias durante esa época. Tenían tierras para sustentarse; y aunque la mayor parte del duro trabajo recaía sobre su abuela, nunca desfallecía.

El resto de la obra es el relato contado por la propia madre a su hija, para que esta lo materialice en forma de manhwa. Una excusa que la autora utiliza para intercalar a lo largo de doce capítulos historias de diferentes épocas a lo largo de todo el siglo XX. Aunque lo cierto es que es fácil seguir el hilo cronológico del relato. Las vicisitudes de la familia a lo largo de la vida de la madre, servirán a la autora para apuntalar la historia de Corea. Nosotros trataremos aquí de reseñar algunos de los puntos más interesantes.

Un asunto primordial en la obra es el papel de la mujer en la sociedad coreana. En la introducción de La historia de mi madre ya vemos dos costumbres que nos llaman la atención. La de llamar al marido no por su nombre, sino por “padre de (y el nombre de alguno de sus hijos)”. Y la segunda, una costumbre muy propia del continente asiático, la tradición de que cuando se producía un matrimonio, la esposa pasaba a formar parte de la familia de él, y se mudaba a su casa familiar.

Pero también hay otras tradiciones que afectan a la mujer que se reflejan en La historia de mi madre. Por ejemplo, el asunto de la viudedad. Cuando las mujeres enviudaban, si sus suegros no le liberaban, estaba obligada a seguir viviendo en el domicilio de ellos y servirle de por vida.

historia de mi madre
La agricultura tradicional coreana era muy rudimentaria

También se aborda la economía de Corea en el cómic. El factor clave de la economía coreana es obvio: la agricultura. Es un punto que queda claro a lo largo de todo el tomo. Se relata la crudeza del trabajo agrario. Sobre todo un trabajo sin industrialización, con animales de tiro e instrumentos muy rudimentarios. Una vida dura en donde la mujer se llevaba la parte más sacrificada. Y sin embargo, la familia de la autora era hasta cierto punto afortunada, pues eran propietarios de tierras fértiles y de una pequeña montaña que les daba recursos suficientes para vivir dignamente. Nunca faltaron alimentos en su casa. Al menos en los primeros años.

Pero hay otro factor económico de enorme relevancia a partir de la ocupación japonesa: la industrialización. Y en concreto, la extensión del ferrocarril. El hermano de la madre (es decir, el tío de la autora); trabajaba en una empresa japonesa de la rama ferroviaria, y ganaba importantes sumas de dinero. Un dinero con el que consiguieron en parte llevar un ritmo de vida muy elevado durante los años cuarenta. En cualquier caso, el objetivo de Japón con respecto a Corea no era tanto mejorar las comunicaciones de Corea, sino posibilitar su propia conexión con China. Verdadero objetivo del imperialismo nipón.

historia de mi madre

Relacionada con la modernización de Corea, y de manera similar a otros procesos acontecidos en Asia; también se ve en el cómic como llegan adelantos tales como la luz eléctrica.

Como asunto secundariio, también se habla en La historia de mi madre, de la llegada del cristianismo a Corea. Y como eso solucionó en parte las labores de las mujeres, al no tener que encargarse de atender a los ancestros.

Asunto crucial durante toda la obra es la relación entre Corea y Japón. Originalmente Corea tenía una relación de dependencia con China. Posteriormente el control pasó a Rusia. Pero tras la derrota rusa a manos de Japón en 1905, el dominio sobre Corea pasó a manos rusas. Y desde entonces los coreanos pagaban un impuesto en arroz por el disfrute de sus tierras. A partir de 1910 la política japonesa sobre la tierra coreana se intensificó y se comenzó a expropiar la misma. Sobre todo aquella que sobrepasaba determinadas extensiones.

historia de mi madre
El colaboracionismo con el gobierno japonés posibilitó todo tipo de abusos y extorsiones

Por otro lado, bien es sabido que hubo ciudadanos coreanos que colaboraron activamente con las autoridades japonesas en labores de policía. Esto propició que un vecino denunciase a la familia protagonista con el objeto de expropiar la montaña. Se inició así un pleito que duró años. Y aunque la familia consiguió ganar el juicio; fue extenuante sostener durante tantos años el pleito. Y tuvieron que acabar malvendiendo la montaña para pagar la deuda contraída.

Solo el matrimonio de su hermano con una mujer de familia adinerada les permitió años después recuperar la montaña familiar. Que por entonces había quedado completamente arrasada y sin árboles, a causa de la sobreexplotación. Corría por entonces los años 40 del siglo XX.

historia de mi madreDentro de las relaciones entre Corea y Japón también se menciona el alistamiento forzoso que Japón hizo entre los jóvenes coreanos. Y por supuesto también hay menciones al inicio de la guerra del Pacífico.

Un asunto también interesante en este punto es el del proceso de depuración de todo aquello que se hubiera “japonizado”, una vez finalizado el conflicto. Aquí se nos cuenta, por ejemplo, que pasó con Geunpani, aquel vecino que interpuso la denuncia que posteriormente llevó al pleito por la montaña. También se ve, aunque en este punto no se detiene mucho la autora, las propias reticencias de su familia a que las niñas de la casa hablasen japonés; o hacia el propio trabajo del hermano de la madre, una vez finalizada la guerra.

historia de mi madre
La expropiación de tierras aptas para la agricultura fue una práctica cotidiana del gobierno japonés en Corea

En definitiva, un cómic muy recomendable para un primer acercamiento a la historia de Corea. No llega a profundizar en ningún aspecto relevante, pero sí que aborda asuntos tan relevantes como el imperialismo japonés o el atraso de la sociedad y la economía tradicional coreana.

 

 

 

  • La historia de mi madre
  • Kim Eun-Sung
  • Sins entido
  • 2008
  • 19,00€

Deja un comentario