Sola – La cara infantil de la Guerra Civil española

Sola es la historia de Lola, una niña de siete años que sus padres han dejado con sus abuelos, en Isona, un municipio de Lleida, Cataluña. La idea es mantenerla alejada de la guerra, pero la guerra la acaba encontrando. Una historia de miserias humanas. Un relato de esperanzas frustradas y melancolía, pero también de supervivencia y lucha.

Sola

La guerra civil en Cataluña es lo suficientemente relevante como para dedicarle horas y horas, pero no es el caso. Cuando la guerra civil estalló, el alzamiento fracasó en primer término en Cataluña, pero el panorama era bastante negro para su población. La madre de Lola acababa de dar a luz, y el padre estaba luchando en el frente; por ello, decidieron dejar a Lola en Isona con sus abuelos.

SolaLa vida en Isona era dura. España seguía siendo un país fundamentalmente agrario, y pese a los tímidos intentos de industrialización, el trabajo en el campo seguía siendo bastante rudimentario. Las primeras páginas del cómic muestran en buena medida ese otro modo de vida que contrastaba con la vida urbanita de ciudades como Madrid o Barcelona. Lola vive sola en su mundo interior hasta que la guerra llega a Isona. En ese momento, otra de las grandes penurias de la guerra civil española aparece en escena: la huida y el abandono del hogar. Y con ello, la falta de luz, agua y alimentos básicos.

Sola

Ya hemos dicho que Sola es una historia sobre la guerra civil española. Pero una versión muy peculiar. Basada en hechos reales, está narrada desde una perspectiva infantil. La perspectiva que una niña puede tener de un conflicto que la ha alejado de sus padres y de una hermana cuyo nombre ya ni recuerda. Lola se va quedando poco a poco sola en este mundo, y trata de aferrarse a él con todo lo que tiene. Al mismo tiempo que pierde parte de su humanidad. Lola se muestra impasible ante la muerte, y es capaz de enfrentarse a ella sin pudor.

Sola

Tras abandonar Isona, se refugian en Llordá, una pequeña aldea que pertenece al municipio de Isona, pero que contaba con el añadido de estar al refugio de las montañas. En su nuevo destino la vida se hace más dura si cabe. Las penurias se acentúan. Es la guerra de retaguardia. Y Lola se va quedando cada vez más sola, sobre todo tras la muerte de su abuela. Días duros en los que recibieron la ayuda de camaradas republicanos, que incluso montaron una escuela improvisada para enseñar a leer y escribir a los niños; y sobre todo, hacer la vida más llevadera de los niños de la guerra.

Sola

Pero el fin de la guerra está próximo. Poco tardará en llegar la guerra también a Llordá. Y ya no existe vía de escape. Muerte, destrucción, pérdida de seres queridos. Todo tiene cabida en Sola.

Seis días después, un centenar de nacionales invadieron el pueblo con banderas rojas y amarillas proclamando que la guerra había terminado, que todo el mundo podía salir de sus casas, y que España por fin estaba en paz. Era raro. Había una especie de alivio inmenso, pero nada de alegría.

SolaLa trama final transcurre con la guerra ya concluida. El dolor y la derrota quedan a un lado. La novela toma ahora otro rumbo. Lola decide viajar hasta Lleida en busca de su madre y su hermana, a la que no recuerda. Hace el camino sola y andando. Y al llegar, coge un tren para Terrassa. El reencuentro está cada vez más cerca. En cualquier caso, no vamos a desvelar el final de la obra.

Sola es una obra imprescindible. Es un choque de inocencia contra realidad. No cuenta nada que no sepamos de la guerra civil. No nos ofrece una nueva visión global. Ni cambia un ápice de todo lo que ya supiéramos sobre la misma. Pero estamos ante una obra que transmite sentimientos, y transmite tristeza. Transmite la necesidad de todo niño a sentirse amado.

 

 

Denis Lapiere es un guionista belga que conocemos por ser autor de Un poco de humo azul. Una magnífica historia romántica, que se mezcla con una ácida crítica política a los regímenes comunistas de la Europa del este.

Ricard Efa es el nieto de Lola, la protagonista de Sola. Pero este autor español es de sobras conocido por su espectacular Monet. Nómada de la luz.

 

 

  • Sola
  • Denis Lapière (guión) y Ricard Efa (dibujo)
  • Norma Editorial
  • 2018
  • 19,95€

Deja un comentario