Con las bombas que tiran (1808-1212) – 12 del Doce

Con las bombas que tiran. 1808-1212, es el número 3 de la colección de doce números que sacó la Diputación de Cádiz para conmemorar el doscientos aniversario de la Guerra de la Independencia.

La historia la narra Teresita la Reina, un personaje ficticio, cuya historia bien podría ser la de cualquier otra mujer del Cádiz de aquellos años. A través de los hechos que va narrando, Con las bombas que tiran nos introduce en el Cádiz posterior al asedio. Cinco historias diferentes; dibujadas por cinco autores diferentes que comparten un nexo en común. Todos son autores y autoras gaditanas.

Teresita la Reina es una prostituta que se gana la vida ofreciendo sus servicios a los soldados. “Hasta que no se invente otra cosa mejor, dime tú con que se van a distraer los hombres”. Afirma la propia Teresa. Y es Teresa la que nos va narrando algunos de los hechos acaecidos en la ciudad durante la Guerra de la Independencia.

¿Qué hechos aparecen en Con las bombas que tiran?

Del levantamiento popular al alistamiento de tropas

Con las bombas que tiran
La gente de Cádiz se echó a la calle en mayo de 1808, quemando casas y pegando tiros, totalmente fuera de control.

Por un lado en las primeras páginas se hace referencia al tumulto popular que se levantó en la ciudad de Cádiz cuando se conoció la noticia de que los franceses se acercaban a la ciudad. El pueblo actuó como una masa desenfrenada, y se cometieron todo tipo de excesos.

Excesos que se llevaron por delante a reconocidas autoridades de la ciudad, acusados de afrancesados. Fue el caso del Marqués del Socorro y la Solana, cuya muerte aparece referenciada en Con las bombas que tiran.

Con las bombas que tiran
Representación del alistamiento de voluntarios en la ciudad gaditana.

Recordemos que afrancesados eran todos aquellos que o bien apoyaron al ejército francés. O bien simplemente manifestaron su devoción por la cultura y la intelectualidad francesa. Los afrancesados, lejos de estar bien vistos, fueron perseguidos.

¿Era el Marqués de Solano un afrancesado? Pues nada parece indicarlo. Todo lo que sabemos es que simplemente señaló lo inoportuno de declarar la guerra a Francia. Y es que el pueblo de Cádiz no estaba preparado, bajo su punto de vista, para ofrecer una resistencia tenaz. En cualquier caso, la opinión pública dictó sentencia y apareció muerto en su casa.

El segundo arco que se narra en Con las bombas que tiran es el del alistamiento de muchos gaditanos para luchar contra los franceses. Parece el resultado lógico de lo anterior. Un acto heroico y patriótico.

Héroes anónimos y la defensa de la ciudad

Con las bombas que tiran
La Junta de Defensa se dio cuenta que tenían que fortificar la defensa de la ciudad

En tercer lugar cuenta la historia de Gasparito el Harina. Otro personaje ficticio, que cada noche, después de los bombardeos franceses, reparaba el muro de la ciudad. Sin embargo, un día, fruto de un despiste, o de su excesiva confianza, fue alcanzado por una bomba. Un mártir de la guerra. Un héroe anónimo. Como tantos otros que nos dejó la guerra de la independencia.

La cuarta historia nos presenta al pueblo de Cádiz ofreciéndose voluntario para reforzar la defensa de la ciudad ante el inminente ataque francés. Se hizo necesario extender el perímetro amurallado, lo que dio origen al Fuerte de la Cortadura.

La intelectualidad gaditana

En la quinta y última de las partes de Con las bombas que tiran, se nos muestra la importancia de los cafés de la época. Lugares de encuentro y de debate. Centros de difusión de ideas. Centros de discusión política. Eran el eje neurológico de las ciudades liberales. Y por lo tanto, los cafés de Cádiz presumiblemente debían ser lugares de agitada vida intelectual y revolucionaria. Allí, entre otros menesteres, se ensalzó la figura de Fernando VII, el Deseado. Muchas esperanzas puestas en un rey que había sido apartado del mismo a manos de Napoleón.

Con las bombas que tiran

En las últimas viñetas vemos una referencia a la famosa expresión “con las bombas que tiran los fanfarrones se hacen las gaditanas tirabuzones”. Con esta frase hacía referencia al plomo de las bombas de los franceses, que eran utilizados por la gaditanas para hacerse tirabuzones. Literalmente. Unos hechos que sirvieron para hacer una famosa letrilla de copla:

Cañones de artillería,

aunque pongan los franceses
cañones de artillería,
no me quitarán el gusto
de cantar por “Alegrías”.

Con las bombas que tiran
los fanfarrones
se hacen las gaditanas
tirabuzones.

Que las hembras cabales
en esta tierra
cuando nacen ya vienen
pidiendo guerra.
¡Guerra! ¡Guerra!

 

  • Con las bombas que tiran. 1808-1212
  • Guión: Rafael Marín
  • Dibujo: Olga Carmona; Francisco Asensio; Juan Kalvellido; Andi Rivas; Shirak
  • Diputación de Cádiz
  • 2011

Deja un comentario