El Piloto del Edelweiss – Edición integral

Puntúa este artículo.

El uso de nuevas armas, efecto de la revolución industrial, cambió la guerra para siempre. En la primera guerra mundial se utilizaron gases venenosos, ametralladoras, aviones, carros de combate y submarinos, que enterraron para siempre al ejército de caballería. En El Piloto de Edelweiss podemos ver buena parte de estos adelantos técnicos, especialmente la guerra aérea.

El piloto del Edelweiss es un relato narrado en tres arcos diferentes, que en esta edición integral vienen reunidos. Cada arco con un nombre femenino: Valentine, Sidonie y Walburga. Tres personajes que a la postre resultarán determinantes en el desarrollo de la historia.

batalla aerea

El Piloto del Edelweiss

El argumento de la obra es sencillo. Estamos en 1917, en los últimos coletazos de la primera guerra mundial. Sobre las trincheras se libra una batalla aérea sin cuartel entre las fuerzas francesas y las alemanas. En el bando alemán destaca Erik, un piloto teutón conocido por pilotar con asombrosa destreza y habilidad un avión con la flor de Edelweiss en su fuselaje. Por parte francesa destacan los hermanos Castillac, Alphonse y Henri, pilotos de “Las Cigüeñas” (les cicognes), grupo de caza francés. En el primer tomo prácticamente lo único que se hace es la presentación de los personajes y del contexto de la historia. Pero sin profundizar demasiado. Y vemos también cómo se conocen Valentine y Alphonse Castillac.

En el segundo arco de la historia, un aspecto realmente interesante que se muestra en el cómic es la vida en las trincheras. Y siguen también las espectaculares imágenes de combates aéreos de las cigüeñas y la aviación alemana. Este segundo capítulo gira sobre el reto que Erick, el piloto del Edelweiss, le hace a Henri Castillac. Un combate aéreo en el que sin embargo entrarán en juego factores inesperados y que dan cierto giro en la historia de relativo interés.

Un drama familiar

Finalmente, una serie de temática militar acaba siendo un drama familiar. Los hermanos Castillac encierran secretos que serán desvelados en el tercero de los arcos. Ambos hermanos arrastran un pasado a sus espaldas de consecuencias inesperadas. En este arco acaban cerrando algunas historias que nos cuentan en el primer y segundo tomo, y que hasta ahora habían pasado inadvertidas. La Gran Guerra queda en este sentido relegada a un segundo plano.

Como dijimos anteriormente, cada capítulo lleva el nombre de una mujer con gran relevancia en el desarrollo de los hechos, y sobre todo en el desenlace de la obra. El primero de los tomos es Valentine, la mujer de Alphonse. El segundo Sidonie, una joven seducida por Henri y que pese a aparecer en tres o cuatro viñetas acabará teniendo una trascendencia importante. Y por último Walburga, una joven gitana que trabajaba para la familia Castillac, y que a sus espaldas carca con la clave que termina de explicar el drama familiar de la familia.

Llama la atención que lo que parecía que iba a ser una serie militar, acabe siendo algo bien distinto. El autor utiliza con gran maestría el enfrentamiento con el piloto del Edelweiss para profundizar en la relación entre los hermanos. Y al final muchos de los hilos que se han ido mostrando acaban todos uniéndose.

piloto del Edelweiss

La Gran Guerra

Pero más allá de la historia, El piloto del Edelweiss nos deleita con una galería de ilustraciones magníficas. Panorámicas de París; las batallas en el cielo; imágenes aéreas de las trincheras; los carros de combate; el tiroteo nocturno de la capital parisina; o desfiles militares por la ciudad de París. Y también es un cómic que nos deja una buena dosis de vocabulario relativo a la primera guerra mundial. Conceptos como obuses (pieza de artillería de gran calibre), albatros (caza biplano alemán), ametralladora vickers o boche (termino francés para designar al enemigo alemán. Significa asno es francés).

En definitiva, un cómic muy recomendable. Especialmente por su espectacular dibujo, que nos permite disfrutar de bellas imágenes de combates aéreos de la primera guerra mundial.

piloto del Edelweiss

 

 

Deja un comentario