Guantánamo kid – La verdadera historia de Mohammed El-Gorani

Guantánamo kid es la historia del preso más joven de la cárcel de Guantánamo. Mohammed El-Gorani. Detenido a los 14 años, y encarcelado durante 8 largos años. Un relato en primera persona narrado por el periodista Jerome Tubiana, y dibujado por Alexandre Franc. Un relato de horror, pero narrado desde un punto de vista personal. Porque hasta en las situaciones más tenebrosas podemos ver el lado humano. Un cómic, que pese a todo, nos sacará en más de una ocasión una sonrisa.

Se trata de una historia conmovedora. Escrita en colaboración con Mohammed El-Gharani. Guantánamo Kid refleja, en buena medida, sus recuerdos y experiencias de la vida en el campamento. Y tiene el plus de ser un cómic avalado por Amnistía Internacional.

Guantánamo kid, el cómic

Las penurias de los inmigrantes

Guantámo Kid es la historia de Mohammed El-Gorani (también lo encontramos como El-Gharani); el preso más joven de la cárcel norteamericana de Guantánamo, Cuba. Fue encerrado allí con tan solo 14 años.

GuantánamoLa historia de El Gharani es un tanto complicada. En origen, su historia no difiere de la de muchos otros inmigrantes africanos por el mundo. Su familia era originaria del Chad, un país centroafricano, sin salida al mar, con un gobierno presidencialista; y con graves problemas de subdesarrollo, que le sitúan entre los cinco países más pobres del mundo. Sin embargo, buscando un futuro incierto, se desplazaron a Medina, en el corazón de Arabia Saudí. Muy cerca de la Meca. Lo que viene a ser, el corazón del mundo árabe.

El Gharani creció y se educó, por tanto, en Arabia Saudí. Pero allí era un extranjero. Un inmigrante. Y como tal, sufrió discriminación y segregación. Se le negó una educación digna. Y se vio obligado a aceptar trabajos precarios. Esto, queda perfectamente retratado en el cómic. De hecho la narración comienza con El Garani vendiendo agua por las calles de Medina, y sufriendo en sus carnes el racismo. Fue esto lo que le impulsó a viajar a Pakistán.

La xenofobia y el racismo no conoce fronteras

GuantánamoEn este punto, lo primero que nos llama la atención es el rechazo y el racismo que existe en Arabia Saudí hacia aquellos musulmanes que no son árabes. Un asunto que podría pasar por alto si no estuviéramos ante un país dominado por una monarquía que ha recibido numerosas denuncias por atentar contra los derechos humanos. Un régimen muy estricto, al que la comunidad internacional tiene en el punto de mira, más desde que el periodista Khashoggi murió en el Consulado saudí de Estambul, como consecuencia de las torturas sufridas durante un interrogatorio. Torturas, castigos corporales, penas de muerte, esclavitud sexual y marginación de la mujer son algunos de los puntos negros del régimen saudí. Y no parece que ningún órgano internacional pueda poner fin a esta situación.

Detención de El Gharani

Volviendo al cómic. Un día cualquiera, El Gorani se encontraba en el lugar incorrecto. Y casualidades del destino, fue detenido tras una redada que tenía como presumible objetivo, buscar saudíes que pudieran vincular con los atentados de las torres gemelas de Nueva York. El punto clave de la detención de El Garani está en la falsificación que realizó para poder salir de Arabia Saudí, camino de Pakistán.

Me marché de casa para poder estudiar, pero no me dejaron. Me trataron como a un criminal y me robaron ocho años de mi vida.

Recordemos que tenía tan solo 14 años (nacido en 1986). Y los informes de su detención argumentaban que durante 1998 perteneció a una célula talibán en Londres. El Gorani fue detenido por sus vínculos con Al Qaeda y con Osama Bin Laden. Más tarde, según la versión que nos presenta el cómic, vendido a los americanos. Esto fue tomado con júbilo por parte de nuestro protagonista, que tenía como único referente americano lo que veía en las películas. Y se pensaba que allí prevalecerían sus derechos. Pero nada más lejos de la realidad, El Garani fue llevado a Guantánamo. Unos hechos, que bien demuestran la necesidad de buscar culpables por parte de los americanos. Y allí volvió a conocer de primera mano el racismo. Pero esta vez el occidental.

El zoo humano

GuantánamoSin protección ante el sol, viento y lluvia. Sin intimidad. En jaulas. Como animales. Guantánamo era un zoológico humano. Lleno de piojos; sin duchas, sin higiene. Sin las condiciones mínimas para vivir humanamente. Allí se dieron interrogatorios y maltratos sistemáticos. Pero Guantánamo kid no es solo una historia de sufrimiento, sino que está repleta de humanidad; de superación. Nuestro protagonista logra sobreponerse a las adversidades, y no son pocas las anécdotas que aportan esa otra lectura: jugarretas a los guardias, como tirarles cubos con heces; adulación a los guardias a cambio de comida y favores; apodos de guardias y presos; o visitas de turistas al campamento, como si de una atracción exótica se tratase. Son muchas las anécdotas que recoge la novela gráfica, que nos reportará un momento divertido.

La salida del pozo

Un día llegó Clive Stafford. Abogado británico defensor de los derechos civiles, y contrario a la pena de muerte. Con su llegada, la historia de los presos de Guantánamo cambió radicalmente. Gracias a él, por ejemplo, los presos de Guantánamo pudieron hablar por primera vez con un abogado; y entre otras mejoras, consiguieron el derecho a comunicarse con sus familias, Y aunque no vamos a contar todos los detalles del cómic, obviamente sí sabemos que El Garani consiguió la libertad. Guantánamo se había convertido en una auténtica pesadilla para el gobierno norteamericano.

Pero antes de conseguir la libertad completa El Garani pasó por un último campo de concentración, el Campo Iguana, en donde las condiciones eran infinitamente mejores. Allí nuestro protagonista se movía como pez en el agua. Muy sonada fue la llamada telefónica que realizó desde el interior de la cárcel de Guantánamo. Con la argucia de que iba a llamar a su familia, El Gharani dio una entrevista a un medio de comunicación. El Gharani llamó a un trabajador de la cadena Al Yazira, Sami al Hajj, que también permaneció detenido en Guantánamo. Así denunció  torturas y trato vejatorio por parte de sus captores.

Libertad… Tan ansiada como inexistente. Lo cierto es que la vida de El Gorani no mejoró demasiado tras su salida. Y aunque con su salida de Guantánamo el cómic pierde enteros; no pierde un ápice de expresividad.

Guantánamo
La odisea de El-Gorani entre los años 2001 y 2017

 

Los autores

Alexandre Franc

Dibujante y escritor francés, residente en París, y autor de numerosas obras de temática variada. Muy recomendable visitar su web, donde ofrece ilustraciones de descarga gratuita.

Jeromé Tubiana

Periodista independiente, especialista en las regiones centroafricanas y del Cuerno de África. Ha participado en numerosos congresos internacionales y conoció a El Garani después de su liberación. Esta relación entre ambos dio como resultado un diario del preso, publicado por la London Review of Books en el 2011.

 

La cárcel de Guantánamo

GuantánamoEl centro de detección de Guantánamo es una cárcel de alta seguridad norteamericana, situada en la isla de Cuba. Sin lugar a dudas es el centro de detención norteamericano más famoso, de todos aquellos que tiene fuera de sus fronteras, pero por desgracia, no es el único. El centro se levantó en el año 2001, después del atentado de las torres gemelas en Nueva York, y se mantiene abierto hasta la fecha, pese a las múltiples denuncias internacionales, y a los tímidos intentos de cierre del ex-presidente Obama.

Por ella han pasado más de 800 detenidos, que son sometidos a juicios militares. No pueden recibir visitas familiares, aunque sí se les permite recibir correspondencia y llamadas telefónicas. Según Amnistía Internacional, los presos son sometidos a todo tipo de abusos y vejaciones, tales como asfixia por agua, golpes, patadas, confinamiento en caja, privación del sueño, exposición a música alta, temperatura muy fría, falta de alimentos y agua, falta de ropas, limitación de la higiene personal, desnudez prolongada, etc. Todo un corolario de vejaciones para la que es considerada la cárcel más cara del mundo.

 

Valoración personal

GuantánamoEl cómic se presenta con un dibujo caricaturesco, en blanco y negro. Un estilo que ciertamente puede parecer poco apropiado para la historia que se narra, pero al que te haces pronto. Y es un tipo de dibujo que cuadra perfectamente bien con esa otra parte de la historia que encuentra el humor en donde a priori solo existe la barbarie.

Muy interesante también los documentos y anexos que incluyen la obra, y que permiten al lector conocer qué ha sido de El Gorani en los últimos años; y poder ver también extractos de documentos reales sobre el prisionero. Y como colofón, se incluye una bibliografía, Un recurso poco frecuente en los cómics, pero que nos maravilla a todos los historiadores. Es ver una bibliografía o listado de fuentes consultadas, y automáticamente empezamos a pasar nuestra vista por los títulos y autores, tratando de tener una valoración rápida de la labor documental de la obra. Deformación profesional que lo llaman.

 

Enfoque académico

Por último, desde el punto de vista docente, si bien es cierto que los atentados del 11S por parte de los talibanes no es un tema que se imparta habitualmente en las clases de secundaria, la lejanía en el tiempo (parece mentira, pero han pasado ya casi veinte años), hace que muchos de nuestros alumnos y alumnas apenas hayan oído hablar del asunto. Conviene por tanto, encontrar la manera de avanzar en nuestro temario de 4º de la ESO y poder dar esos temas finales, tan interesantes como poco habituales.

Por ello, os animo que este curso, si lográis explicar el atentado de las torres gemelas, cuando toque hablar de las inmediatas consecuencias, de Osama Bin Laden y de la guerra de Afganistán, os acordéis de El Gorani y de Guantánamo kid. Y mostrad a vuestro alumnado, que en la guerra, las víctimas están en los dos bandos. Y que detrás de cada rostro que vemos en televisión hay una vida que desconocemos, pero que como mínimo merece ser respetada como la nuestra.

Guantánamo

 

 

  • Guantánamo kid – La verdadera historia de Mohammed El-Gorani
  • Alexandre Franc
  • Norma
  • 2018
  • 19,95€
Etiquetas

Deja un comentario