Jonas Fink – Una vida interrumpida

Por fin podemos ver concluída la obra magna de Vittorio Giardino; Jonas Fink. Una vida interrumpida. Se trata de una magnífica panorámica de los últimos cuarenta años de historia de la vieja República Checa. Ese país que tras la finalización de la segunda guerra mundial quedó alineado bajo el telón de acero. Un Estado sumido bajo la órbita de la URSS de Iósif Stalin. La República Socialista de Checoslovaquia que sucedió al conflicto mundial fue un periodo de represión. Y aunque oficialmente mantuvo su independencia, su historia en las siguientes cuatro décadas iba a estar ligada inevitablemente a la historia soviética.

Jonas FinkEstamos ante una de las mejores historias del panorama europeo actual. Con un guión delicado y sumamente cuidado. En esta excelente novela gráfica, nada es fruto de la casualidad. Todo parece milimetricamente calculado. Fruto del cuidadoso trabajo de su autor, Vittorio Giardini. Vaya por delante esta entrevista que los de Zona Negativa le realizaron en el Saló del Cómic de Barcelona de 2018.

La historia nos narra la biografía de Jonas Fink desde que apenas tenía doce años, y hasta la edad adulta. Todo ello a lo largo del compendio de cuatro volúmenes: la infancia; la adolescencia; la juventud; y el librero de Praga. Cada volumen narra un episodio de la vida de Jonas; y al mismo tiempo el autor introduce al lector en los hechos históricos del país. La represión, la censura, las cloacas del Estado, las torturas; pero también el renacer de las ideas, los folletos clandestinos y la lucha estudiantil, tienen hueco entre las más de 300 páginas de esta obra.

Jonas Fink es el único hijo de Edith y el doctor Arthur Fink. Una familia burguesa de ascendencia judía. No tienen más familia conocida, puesto que ellos mismos llegaron a Praga huyendo del terror del holocausto. Y hasta la fecha, habían vivido rodeado del lujo y las comodidades propias de su condición social. Sin embargo, esta familia de bien iba a sufrir en sus propias carnes el giro político que iba a vivir el país checo. La socialización del régimen conllevó un proceso de purgas sistemáticas de todos aquellos elementos considerados enemigos del pueblo; así como una férrea censura y represión. En cierto modo, la represión que vivió la República Checa fue incluso superior a la vivida en la propia URSS.

Edith contesta con sarcasmo a las autoridades checas

Fruto de esta represión, el 12 de octubre de 1950, el doctor Fink fue detenido en su domicilio por actividades contrarrevolucionarias; y condenado posteriormente a diez años; una pena que luego sería ampliada otros diez. Pero la represión no solo afectó al padre de Jonas Fink, sino también a su entorno familiar. Como enemigo del pueblo, su familia iba a perder su posición social. A Edith le prohibieron trabajar como profesora particular de francés; y a Jonas le impidieron acudir a la escuela. Tuvieron que malvender sus posesiones, abandonar su hogar y aprender vivir con miedo. Sintieron en sus propias carnes el rechazo social. La mirada de soslayo. Así termina el primer volumen de la serie.

El segundo volumen coincide con la muerte de Iósif Stalin, el gran líder de la URSS. Un hecho que se produjo el 5 de marzo de 1953, y que provocó un giro en la política llevada hasta la fecha. Sobre todo a raíz de que un informe secreto del XX Congreso del Partido condenase la política llevada a cabo por Stalin. En cierto modo, el Partido quiso eludir responsabilidades, y propició que la culpa de todos los excesos recayera en la figura de Stalin.  Así, la Rusia de Nikita Jrushov procedió a desestalinizar la URSS. A partir de esa fecha, en la República Checa comenzó un lento, casi imperceptible, proceso de cambio. La censura y la represión fue relajándose muy lentamente. Fruto de ello al padre le conceden el derecho a comunicarse con sus familiares y recibir paquetes.

Pero las cloacas del Estado todavía siguieron funcionando largo tiempo. Espionaje y contraespionaje. Y Jonas Fink va creciendo en medio de esa vorágine. Encuentra sus primeros trabajos. Sus primeras amistades. Y a su primer gran amor, Tatjana. Una joven rusa cuya influyente familia no estará dispuesta a que su hija se vea con el hijo de un enemigo del pueblo. Una historia que marcará en buena medida la vida de Jonas; y que vemos ya en el tercer volumen de la obra.

Para entonces, Jonas ya es un adolescente, a punto de cumplir la mayoría de edad; y trabaja en la vieja librería Pinkel; un lugar de encuentro de intelectuales, y cuyo dueño encierra más de un secreto que no contaremos para no desvelar en exceso el argumento de la obra. Lecturas clandestinas, carreras de la policía, y muchas frustraciones se ocultan detrás de las páginas de este tercer volumen.

En el cuarto y último volumen vemos a Jonas Fink en edad adulta. Es el volumen más extenso de la serie, con un número de páginas similar a los tres anteriores juntos. Corre el año 1968, y en Praga se respiran cambios políticos. Jonas ya es el dueño de la vieja librería; su padre ha fallecido en la cárcel y él se afana en conseguir limpiar su expediente; sus viejas amistades han ido rehaciendo sus vidas; y su madre, aquejada de alzheimer, está ingresada en una residencia. La situación política es ahora bien diferente. Los que otrora fueron censores y represores, ahora permanecen en la sombra, aletargados, esperando su oportunidad.

Jonas Fink
En las fiestas de estos años circulaban productos de importación, como este disco de Sgt Peppers de The Beatles.

En este tomo se produce un reencuentro muy esperado: la vuelta de Tatjana a Praga. Un reencuentro que se produce en un contexto político convulso: la primavera de Praga que se inició en 1968 con el proceso reformista de Alexander Dubcek no fue bien recibido por las autoridades soviéticas; y tropas soviéticas, polacas, alemanas, húngaras y búlgaras entraron en la frontera checa en virtud del Pacto de Varsovia.

La URSS no estaba dispuesta a que uno de los países que estaba en su esfera de influencia iniciara un proceso de apertura y reformas que le acercara a Occidente. Columnas interminables de tanques soviéticos atravesaron la ciudad, al mismo tiempo que Jonas y sus amigos trataban de eludir la represión que volvía a ceñirse sobre sus cabezas.

Jonas FinkEsta invasión trajo consigo nuevos cambios políticos en la República Checa. Pero el pueblo checo no se mostró impasible, y mostró su rechazo a la intromisión soviética. Se iniciaba así un nuevo periodo para la historia checa, que ya no aborda la obra puesto que la historia de Jonas Fink llega a su final después de cuatro extensos volúmenes.

La lectura de Jonas Fink. Una vida interrumpida, es sin lugar a dudas una de las mejores elecciones que podemos hacer ahora mismo en nuestras librerías de confianza. Una de esas pocas historias que después de leerla se mantiene en tu cabeza durante varios días. Una lectura al nivel de Los maestros cerveceros. Una obra melancólica, triste a ratos, que genera empatía, que profundiza en la personalidad de los personajes. Y con una cuidadísima recreación de los hechos históricos, y un dibujo muy apropiado para la historia. Así pues, una lectura recomendabilísima.

 

  • Jonas Fink. Una vida interumpida
  • Vittorio Giardino
  • Norma
  • 2019
  • 35,00€

Deja un comentario