Hágase el caos – Objetivo, el mariscal Tito

Hágase el caos es una historia narrada en dos volúmenes. Sus autores son Felipe Hernández Cava y Bartolomé Seguí. Y podemos asegurar que pese a su cuestionable final, merece mucho la pena acercarse a ella. Se trata de una supuesta conspiración internacional que buscaba asesinar al mariscal Tito, aprovechando un viaje a Londres. Por su temática, por cómo la aborda, y sobre todo, por la atmósfera que se respira mientras se lee esta obra. Una lectura que te engulle y te atrapa desde las primeras páginas.

El mariscal Tito

La serie está inspirada en los años 50 del siglo XX. En el contexto internacional de la Yugoslavia del mariscal Tito, pero ¿quién es Tito?

El mariscal Tito durante la segunda guerra mundial

Mariscal Tito
Imagen en uniforme del mariscal Tito. Fuente: Wiki Commons

Josip Broz, más conocido como Tito, fue el principal dirigente de la Yugoslavia que nació tras la segunda guerra mundial. Una Yugoslavia comunista que sin embargo se mantuvo firme frente al expansionismo del gigante soviético.

Pero Tito no fue un simple dirigente. En 1940 llegó a la presidencia del Partido Comunista de Yugoslavia, en pleno conflicto bélico. Y muy pronto se convirtió en todo un héroe nacional, al asumir la creación de un organismo político militar, el Movimiento de Liberación Popular. El líder yugoslavo estaba decidido a liberar su país por las armas. Tito estaba convencido de la imposibilidad de ofrecer batallas campales al enemigo. Era preferible volver a las primitivas tácticas de guerrilla. Se replegó y pasó a ocuparse de cuestiones organizativas. Los destacamentos partisanos formaron el Ejército Nacional de Liberación de Yugoslavia. Y posteriormente se creó un Consejo Antifascista para la Liberación Nacional de Yugoslavia (AVNOJ). Su misión era trazar, bajo la oculta dirección del PCY, las bases para la recuperación nacional.

Pero lo cierto es que la situación no mejoraba. Sin embargo, la caída del régimen fascista de Mussolini lo cambió todo. Los militares italianos que se encontraban destinados en los Balcanes, se vieron de la noche a la mañana sin objetivo, y decidieron unirse a las filas de Tito. Esto le sirvió al mariscal para crear un Comité de Liberación Nacional, y Tito fue designado presidente del mismo. El mariscal Tito se afirmaba como el hombre fuerte de Yugoslavia. A comienzos de 1944 disponía de unos 300.000 combatientes y por primera vez estaba en condiciones de tomar la iniciativa en todos los frentes.

Tito presidente

Mariscal TitoTito proclamó la República Popular Socialista y Federativa de Yugoslavia en 1945, al finalizar la liberación. Y como prometió Tito, liberada Yugoslavia se llevaron a cabo elecciones democráticas. Aunque lo cierto es que en las elecciones de noviembre de 1945 el Frente Popular acaparó las listas de candidatos. Casi un 90% de sufragios favorables a los titistas saludaron la creación de la nueva Yugoslavia socialista.

Yugoslavia salió de la contienda económica y socialmente destruida, pero con un firme liderazgo político (Tito) y una sólida organización vertebradora del poder (el PC). Yugoslavia se convirtió así en el Estado más peculiar del socialismo real, fruto de una revolución autóctona. Y supo mantener siempre su independencia con respecto a la URSS.

Tito falleció el 4 de mayo de 1980, dejando a Yugoslavia huérfana. Su proyecto político no pudo sobrevivir mucho tiempo sin su liderazgo.

Hágase el caos

Hágase el caosLa historia del cómic comienza en marzo de 1953, en Londres. El mariscal Tito, jefe de Estado de Yugoslavia ha anunciado que va a realizar un viaje de cortesía a Londres. Un hecho que obviamente no convence a todos los ingleses; y que tiene en vilo a las autoridades inglesas. El peligro de atentado es real. No en vano Tito tiene tantos seguidores como detractores. Y es precisamente el protagonista de la historia, Alexander, el que tiene en mente un plan para llevar a cabo el acto terrorista. Pero, ¿qué le ha llevado hasta este punto? Este es precisamente el hilo argumental de una ucronía que a pesar de contar unos hechos que no pasaron, se rodea de todo un relato histórico bastante riguroso, que harán las delicias de cualquier apasionado de la historia.

Un relato de suspense e intrigas

Para entenderlo tenemos que seguir leyendo las siguientes páginas, que nos sumergen en un magnífico thriller de suspense. La obra está narrada de manera magnífica, con diálogos y la voz de un narrador que nos va introduciendo en la historia. Es la voz del propio Alex.

De padres monárquicos, Alexander se educó en un ambiente de hostilidad hacia el régimen de Tito, y muy pronto se marchó son su viuda madre a los EEUU primero; y a Inglaterra posteriormente. Y cuando su salud mental empezó a resquebrajarse, Alexander la ingresó en una residencia.

Hágase el caos

Alexander es químico en el laboratorio forense de Scotland Yard. El giro argumental se da con la muerte repentina de su madre. Alexander tenía a su madre como un referente de madre monárquica, pero alejada de los asuntos políticos. Sin embargo, a medida que va transcurriendo la historia, Alex va conociendo otras facetas de su madre que no conocía. Descubre que se estaba viendo con alguien. Y a partir de aquí trata de recomponer el rompecabezas.

Un gran proceso de investigación histórica

Una historia en la que se mezclan musulmanes del ejército croata que lucharon contra los partisanos comunistas en la segunda guerra mundial; intereses y conflictos internacionales; la hipocresía de la diplomacia internacional; espionaje; terrorismo internacional; agentes del MI5 y MI6; asesinatos frustrados. Y nos van desgranando poco a poco algunos de los entresijos de la lucha partisana durante la segunda guerra mundial. O el papel que jugó en todo ello el general Draza Mihailovic; líder de la resistencia monárquica yugoslava, anticomunista, y fusilado tras el final de la guerra. Incluso hay alusiones al beneplácito de los dictadores Perón y Franco con varios de los fascistas croatas que colaboraron con los nazis durante la segunda guerra mundial.

No caben muchas dudas sobre la compleja labor investigadora de Felipe Hernández Cava. Todo un referente del mundo de la cultura española, y uno de los creadores de El Cubri.

Mariscal Tito

Valoración personal

Una serie sobre el miedo psicológico, en donde la niebla londinensa cobra vida propia y se mezcla con el color de la historia. Y en donde las conversaciones políticas son realmente intensas. Se aborda el análisis del capitalismo, del comunismo, de la guerra o de la política internacional. Un cómic en el que, como ocurre en las mejores películas de suspense, muy pronto te olvidas de cómo empezó, y te dejas arrastrar por todo lo que te ofrece la lectura. Al final, lo de menos, es el propio Tito y el supuesto complot para asesinarlo. Una obra sobresaliente que no puede faltar en la estantería de ningún adicto a los cómics de historia.

Pero ojo, hay una pega, el final. No es un final que esté a la altura del resto de la obra. Y es una verdadera lástima. Porque la trama se va cociendo a fuego lento. En cualquier caso, sigue siendo una obra excelente y muy recomendable.

 

  • Hágase el caos
  • Felipe Hernández Cava (guión); Bartolomé Seguí (dibujo)
  • Norma
  • Tomo I. Lux, 2011
  • Tomo II. Umbra, 2012
  • 13,00 € cada uno

 

Deja un comentario