1643, Rocroi – Historia de España (2019)

La batalla de Rocroi supuso una dura derrota para los tercios españoles. Sin embargo, Rocroi se convirtió desde ese mismo momento en toda una muestra de orgullo y gallardía. Un claro ejemplo de la furia española, que trascendió a lo largo de la historia durante siglos. La victoria francesa quedó ensombrecida por el arrojo de los tercios españoles, que pese a estar en franca minoría, lucharon con valentía hasta el final. Como si de 300 espartanos se tratasen.

El cómic 1643: Rocroi de Román Cabrera y Roberto Corroto, retrata fielmente el breve, pero intenso enfrentamiento entre franceses y españoles. Un cómic que ha sido posible gracias a la sobresaliente iniciativa de Cascaborra Ediciones. Editorial creada a finales de 2016 y cuyo objetivo es la edición y distribución de cómics sobre la historia de España. Cómics que sin olvidar su dosis de entretenimiento, tienen un marcado carácter didáctico y divulgativo. Una iniciativa que desde aquí aplaudimos, y prometemos seguir. Y no podemos menos que recomendar la suscripción a sus novedades.

Con todo, a pesar de que el siglo XVII español es usado frecuentemente como ambientación de novelas, podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que estamos ante la época de España que mayor desconocimiento transmite. Por ello, antes de abordar la reseña del cómic propiamente dicha, vamos a insertar un breve esbozo político de la historia de España en el reinado de Felipe IV. Esbozo que servirá por otro lado para disfrutar más si cabe el propio cómic.

Esbozo histórico: el siglo XVII español

El reinado de Felipe IV

El reinado de Felipe IV empezó fulgurante, con varios éxitos sucesivos, pero al final de su reinado, los fracasos superaban con creces a las victorias. A Felipe IV le tocó hacer frente a las mayores dificultades sufridas en el siglo XVII para el mantenimiento del Imperio. Especialmente relevante fue la Guerra de los Treinta Años, que mantuvo enfrentados a España con Francia, Inglaterra, Holanda, Suecia, Dinamarca, Rusia, y otros países menores. Mientras que España solo contó con el apoyo de Austria, Baviera y Alemania.

El Conde-Duque de Olivares, el valido del rey

Tras la muerte de Felipe II, en 1598, se sucedieron tres reinados. Felipe III, Felipe IV y Carlos III. Estos monarcas renunciaron expresamente a ejercer personalmente las tareas de gobierno, que pasaron a manos de ministros omnipotentes, los validos o privados del rey. Personas de la máxima confianza del monarca que en la práctica gobernaban en su nombre. Muchos de ellos utilizaron el poder en su propio beneficio, y aumentaron el nivel de corrupción e ineficacia de la administración de la Corona.

Por su parte, el monarca Felipe IV dejó el poder en manos del más conocido y poderoso de los validos, Gaspar de Guzmán, El Conde-Duque de Olivares; cuyo gobierno se caracterizó por el autoritarismo y la centralización. Pretendió integrar a todos los reinos en un solo Estado común, con las mismas leyes e instituciones, siguiendo el modelo castellano que permitía un mayor poder real. Es decir, pretendían hacer aquello que los Reyes Católicos no acabaron de concluir. Su intento fracasó, y originó enfrentamientos y graves revueltas con los territorios de la antigua Corona de Aragón. La medida más polémica de su reinado la tomó el Conde-duque en 1626: la Unión de Armas. Esta medida permitía preparar un ejército para entrar en la batalla en cualquier momento; obligando a una contribución económica a todas las provincias del reino.

La Guerra de los Treinta años

Recién iniciado el reinado de Felipe IV, estalló en Europa la conocida como Guerra de los Treinta Años (1618-1648), que supuso una pugna por la hegemonía europea. Una contienda generalizada en el centro de Europa que afectó en gran medida a la población civil. Pueblos y ciudades sufrieron saqueos, falta de alimentos y destrucción.

Esta guerra enfrentó a los príncipes alemanes protestantes con el emperador católico de Austria. En el caso español, el conde-duque de Olivares fue partidario de que el ejército español se posicionara al lado del emperador católico, y mantener así la hegemonía de los Habsburgo en Europa.

Aunque al principio se sucedieron las victorias católicas (famosa fue la gran victoria de los tercios españoles en la batalla de Nordlingen, en Baviera); pronto se volvieron las tornas. Sobre todo tras la entrada en la contienda de Francia, temerosa de la hegemonía de los Habsburgo en Europa.

En 1648 se firmó la Paz de Westfalia, que supuso el fin de una parte del conflicto europeo. Francia sin embargo se mantuvo beligerante hasta 1659, momento en el que se firmó la Paz de los Pirineos. De este modo se confirmaba el fin del dominio de los Habsburgo en Europa; y la pérdida de numerosos territorios del ya reducido Imperio español. Francia se había convertido en la nueva potencia europea

La batalla de Rocroi

Rocroi (Rocroy), es una región del norte de Francia, en la región de la Champaña-Ardenas. Allí tuvo lugar uno de los enfrentamientos más célebres de la guerra de los Treinta Años. Una batalla emblemática en la que los tercios de Francisco de Melo se enfrentaron a las tropas francesas del duque de Enghien en una guerra sin cuartel que ganó Francia, no sin dificultades.

Quienes participan en la batalla de Rocroi

✓  Conde Paul-Bernard de Fontaine, general de origen lorenés al servicio de España. Estaba al mando de los tercios alemanes y valones. Enfermo de gota, acudió al campo de batalla en una silla de brazos.

✓  Francisco de Melo, nacido en Braganza, Portugal, era el capitán general de los Tercios españoles de Flandes.

✓  Luis II de Borbón-Condé, conocido como el duque de Enghien. Comandaba las tropas francesas durante la guerra de los Treinta Años. Fue en esta guerra cuando comenzó a brillar. Recibió el encargo de cortar el paso al ejército español que salía de Flandes camino hacia Francia. Siendo Rocroi, su primera gran victoria.

Rocroi✓  Luis XIII de Francia fue el rey francés que muere al poco de iniciarse la guerra de los Treinta Años, en 1643. Un momento que queda perfectamente retratado en el cómic. La muerte, por enfermedad del rey, dejaba como heredero a su primogénito, Luis XIV, el futuro Rey Sol; que por entonces tenía cinco años de edad. Esta minoría de edad hizo que la reina fuera nombrada regente. Y a su vez delegó las funciones de primer ministro en el cardenal Mazarino, de origen italiano; que precedió en el cargo a Richelieu (famoso cardenal que aparece en Los tres mosqueteros de Alejandro Dumas).

Todos estos personajes se identifican perfectamente en el cómic.

¿Quienes fueron los tercios españoles?

Rocroi
Rocroi, el último tercio, obra de Augusto Ferrer-Dalmau

Los tercios eran una unidad del ejército español de la casa de los Austrias. Pero no eran una unidad cualquiera. Eran la élite del ejército español, famosos por su coraje. Y no son pocas las veces que se les ha comparado con las legiones romanas o los hoplitas macedónicos. Fue el primer ejército moderno europeo, formado por voluntarios.  Los capitanes se colocaban en las plazas situando la bandera del aspa de Borgoña en lo más alto, para reclutar a los hombres voluntarios. Su punto fuerte era la infantería; así como la mezcla de hidalgos con ganas de ascender, y militares veteranos. Después de la guerra de los Treinta Años los tercios españoles entraron en decadencia, al mismo tiempo que el Imperio español.

 

1643: Rocroi, el cómic

Rocroi1643: Rocroi, está narrado en boca del sargento del tercio de Albuquerque, Miguel Lobera Santos. La historia comienza narrando el propio clímax de la obra: en Rocroi, el 19 de mayo de 1643; tras varios envites de las tropas francesas, solo queda en pie el tercio de Albuquerque; al que se le han unido aquellos valerosos soldados que no comulgaban con la rendición de sus respectivos tercios. El enfrentamiento final parece inevitable. Y a modo de flashback, el autor narra de forma retrospectiva todo lo que ha pasado para que el ejército español haya llegado a ese punto en plena batalla de Rocroi.

RocroiDestacan por una parte los dudosos despliegues de los tercios españoles hacia Francia; con unas intenciones por parte del general Francisco de Melo, poco claras. En el cómic se narran las dificultades y vicisitudes que se encuentran por el camino: las dudas de algunos de sus generales, que no ven con buenos ojos la estrategia se seguir avanzando hacia Francia; la falta de la soldada (pago a los soldados), que provoca también fricciones; el apoyo de las tropas italianas, alemanas y borgoñesas; y los distintos mercenarios contratados por los tercios españoles, y que generaba también constantes problemas.  En este particular destacan los uscoques (tribu croata de religión católica, dedicados habitualmente al pirateo).

También se muestran hechos históricos como la muerte del rey francés; imágenes aéreas de la ciudad de Rocroi; el discurrir del tiempo en los campamentos que se forman cerca del campo de batalla; las estrategias propias antes del inicio del enfrentamiento en Rocroi; emboscadas; traiciones. Y todo ello con una exquisita ambientación: los ropajes, las armas, las técnicas de batalla..  Y no podemos dejar de mencionar las banderas, especialmente la Cruz de Borgoña que representa a los tercios españoles. La Cruz de Borgoña se representa como dos troncos de madera que se cruzan. Se trata de un símbolo que ha sido utilizado para representar también a los ejércitos carlistas.

Decir también que el cómic se complementa con varias páginas en sepia en donde el autor narra determinados hechos históricos que se consideran importantes para entender la intrahistoria de lo que se está contando.

v

 

En conclusión, un cómic muy recomendable para ilustrar nuestras clases del Imperio español, y hacerles ver a nuestros alumnos y alumnas cómo luchaban los tercios españoles; así como ayudarles a entender el funcionamiento de la diplomacia y la geopolítica europea. Pero un cómic también muy recomendado para aquellos que les apasione la historia militar y la historia de España propiamente dicha.

 

  • 1643: Rocroi
  • Roberto Corroto y Román López-Cabrera
  • Cascaborra Ediciones
  • 2019
  • 15,00€

Deja un comentario