MAUS, Art Spiegelman – El Cómic del Pulitzer

MAUS, Art Spiegelman – El Cómic del Pulitzer
5 (100%) 1 vote[s]

No es fácil reseñar Maus. Pocas cosas se pueden añadir que no se hayan dicho antes. Estamos ante un cómic que ha ganado el primer y único premio Pulitzer hasta el momento. Una obra de culto que utiliza los recursos narrativos tradicionales del cómic, al mismo tiempo que inventa otros nuevos. Y una novela gráfica que marcó un antes y un después; y que desde TBO en clase no podíamos dejar a un lado. Por ello os presentamos esta reseña que justifica sobradamente su inclusión en la lista de cómics para regalar.

Argumento de Maus

Maus nos cuenta la vida de Vladek Spiegelman durante los años de la segunda guerra mundial. Un judío polaco que pasó por diferentes guetos junto a su mujer, y acabó en el campo de concentración de Auschwitz. El propio Vladek pone voz a su relato, pero contado con la pluma de su hijo Art Spiegelman. De este modo, el autor recoge las vivencias de su padre en formato cómic. Y es la misma novela gráfica la que muestra todo el proceso de creación de la obra: entrevistas, conversaciones y discusiones con su padre, que a modo de flashbacks nos va contando su vida pasada. Una maravilla.

Veamos a continuación el desarrollo de la historia:

Vladek y Anja se conocen y crean una familia

Art Spiegelman
La capacidad gráfica de Art Spiegelman es asombrosa

Los dos primeros capítulos los dedica el autor a contar la historia de cómo su padre y su madre se conocieron y crearon una familia. Ella era procedente de un entorno pudiente. Su suegro era un reputado empresario que poseía varías fábricas dedicadas a las medias de señora. Un dato que puede parecer anecdótico, pero que termina siendo crucial en la vida de Vladek.

Esta primera parte cuenta una historia muy humana. Resulta magnífica y muy clarividente la manera en la que describe el miedo connatural que Anja o Vladek sienten en determinados momentos de la historia, ante las noticias de lo que está pasando en otras partes fuera de Polonia con los nazis y los judíos. Esa sensación de inquietud ante la posibilidad de que la violencia que ves fuera acabe llamando a tu puerta. Sobresaliente la viñeta en la que Anja y Vladek presencian por vez primera la esvástica nazi en Checoslovaquia.

Vladek es llamado a filas

Otro momento trascendental en la vida de Vladek tiene lugar el 24 de agosto de 1939 cuando es llamado a filas. Vladek pasa a formar parte del ejército polaco y tiene que enfrentarse a los alemanes. Allí, cerdos y ratones (polacos, y judíos polacos) se enfrentan al ejército alemán (gatos), y son derrotados estrepitosamente. En las siguientes páginas se relata con minuciosos detalles como los prisioneros judíos pasan frío y hambre, y son trasladados de un campo de trabajo a otro. Siempre en precarias condiciones hasta que consigue regresar con su familia. Por aquel entonces el holocausto judío no era una realidad, y Vladek pudo escapar de las garras nazis.

Recién empezada la guerra la familia de Vladek mantiene en cierto modo el mismo ritmo de vida gracias a los ahorros de su suegro. Pero todos son conscientes de que los ahorros tienen un límite. La única esperanza es que antes de agotarse los ahorros, termine la guerra. Por otra parte, en esos primeros meses Vladek consigue un dinero extra gracias a algunos trabajos

El paso por los guetos

Maus
El padre de Anja no pudo usar su fortuna para salvar su vida

A finales de 1941 la situación cambiará radicalmente para la familia Spiegelman. Una orden nazi obliga a todos los judíos abandonar sus hogares y reubicarse en en guetos. En el caso que nos ocupa, en el gueto de Stara. Sin embargo, Vladek siempre tuvo habilidad para conseguir zlotys (moneda polaca) con sus negocios en el mercado negro, ya fuera vendiendo alimentos, oro o telas.

Después vino el traslado al gueto de Sosnoviec, y lar largas caminatas para trabajar en las fábricas alemanas. Las redadas. Los búnkeres y escondites en las casas; las alambradas; y el miedo. El dinero ya no valía nada. Muy elocuente en este sentido la viñeta en la que vemos al suegro de Vladek desesperado porque su dinero no le ha servido para salvarse de un final terrible. Anja y Vladek sí consiguen escapar, y durante meses vivirán escondidos en granjas y casas de polacos, que le ofrecen alojamiento a cambio de suculentas sumas de dinero; que Vladek consigue en el mercado negro. Por si no ha quedado suficientemente claro en las páginas anteriores, en la guerra nadie hace nada por nada. Interesante en este punto como relata Vladek que era más fácil hacerse pasar por polaco delante de los alemanes que delante de los propios polacos.

Finalmente, una mala decisión tratando de huir a Hungría supone que les arreste la Gestapo y les mande para Auschwitz.

Auschwitz

AuschwitzEn Auschwitz, Anja y Vladek son separados. La peor parte se la llevará Anja, que la mandarán a Birkenau, que dentro del enorme complejo que comprendía Auschwitz, era el campo de concentración y exterminio. La imagen de la llegada al campo con el famoso lema alemán Arbeit macht frei (el trabajo os hará libres) es sobrecogedora.

Como siempre, Vladek se las apañará para encontrar la manera de vivir lo mejor posible dentro de Auschwitz con sus negocios. Dentro de Auschwitz dio clases de inglés a guardias polacos a cambio de favores; se autolesionó para ir a la enfermería; intercambió cigarrillos por comida que luego vendía por otros favores; e incluso encontró la manera de librarse de las selektion que decidían quiénes debían ser sacrificados, según su estado físico.

En esta parte también se muestra como algunos que intentaron sublevarse acabaron siendo colgados a la vista de todos mientras sus cuerpos se pudrían. El miedo era la principal arma que los alemanes usaban contra los judíos. Eso, y el estado de debilitamiento generalizado a causa de las enfermedades y el hambre.

La solución final

Maus
Las metáforas y los usos del lenguaje y la imagen es uno de los puntos fuertes de Maus

La solución final es el nombre que los alemanes emplearon para designar a la estrategia que suponía acabar con todos los judíos de Europa. Suponía primero deportar, luego encerrar en campos de concentración y finalmente exterminar a través de diferentes métodos. Siendo el más conocido las cámaras de gas. La solución final vendría a ser por tanto un sinónimo del holocausto. Y cuando la derrota parecía inevitable por parte de Alemania, los nazis intensificaron su actividad en este sentido.

Los judíos que estaban en Auschwitz fueron evacuados al campo de Gross-Rosen. Y posteriormente fueron pasando por diferentes vagones de tren. La mayoría murió de inanición o deshidratación. Hasta que finalmente llegaron a Dachau, en las proximidades de Munich. Aquello era el infierno en vida: piojos, pulgas, tifus y hambre eran los compañeros habituales de todos los que allí permanecían. Todos parecían esperar el final de sus vidas, pero finalmente lo que llegó fue el final de la guerra.

Magnífica la viñeta que narra el miedo que sintieron aquel grupo de judíos que había sobrevivido al paso por Auschwitz y Dachau, y que sin embargo estuvo a punto de morir fusilado cuando la guerra ya había terminado, a manos de un grupo de cobardes alemanes.

Auschwitz

Personajes de Maus

Art Spiegelman (Artie). Es el autor de la obra, y padre del protagonista. Hace las veces de entrevistador. Se entiende que Maus es el resultado de plasmar en cómic un malogrado trabajo oral del propio Art Spiegelman. Aparece en la obra de adulto (entrevistando a su padre), puesto que nace en 1948, con la guerra ya finalizada.

Vladek Spiegelman. Es el protagonista indiscutible de Maus. El relato de su vida, contado por él mismo, pero dibujado por su hijo, es el hilo conductor de la historia. Y de alguna manera responde al perfil del viejo judío avaro, racista, anticomunista y desconfiado. Su lenguaje, su falta de calidez humana, y el desprecio con el que trata a la gente que le rodea, forman parte de su personalidad arrolladora.

Maus

Anja Spiegelman. Es la mujer de Vladek, y madre del autor, Art Spiegelman. Su presencia en la obra es constante. Incluso después de fallecida. Anja superó al igual que Vladek su permanencia en Auschwitz, pero se suicidó en 1968, tal como relata su propio hijo en Maus.

Mala Spiegelman. La segunda mujer de Vladek. Se casó con ella después de la muerte de su primera mujer Anja, y le acompañará en sus últimos años de vida. Es una relación complicada. En primer lugar por la diferencia de edad. Y en segundo lugar por la avaricia del propio Vladek, que siempre entiende que Mala está con él por su dinero.

Richieu Spiegelman. Primer hijo del matrimonio de Anja y Vladek. No pudo superar los estragos de la guerra y murió lejos de su familia. Decidieron mandarlo a Zawiercie con su tía, como medida desesperada. Sin embargo, ante el temor de acabar en Auschwitz, su tía se envenenó a sí misma, a sus hijos y a Richieu.

Françoise Mouly. Esposa de Art Spiegelman en la actualidad. Sale en el cómic acompañando muchas veces cuando entrevista a su padre Vladek. En el cómic siempre se muestra muy comprensiva hacia el propio Vladek.

Estilo y diseño de los personajes de Maus

Lo más llamativo de la obra, y lo primero que capta nuestra atención al leer la primera página de Maus es el carácter antropomórfico de los personajes. Aunque lo cierto es que cuando llevas ya varios capítulos, pasa completamente desapercibido. Los ratones son los judíos y los alemanes gatos. Los polacos, cerdos. Para los americanos se reservan los perros. Las ranas para los franceses. Peces para los ingleses. Y ciervos para los suecos. A diferencia de lo que ocurre con otros cómics similares, los personajes no adquieren la personalidad del animal que les representa. Más allá de la simple enemistad proverbial de los gatos y ratones, así como de los gatos y los perros.

Fue el propio autor quien se encargó de dejar claro que su objetivo no era otro que criticar como en determinados contextos el individuo es reducido a una mera identidad nacional, étnica o racial.

Eso sí, magníficas las escenas en las que los judíos polacos (ratones), se disfrazan de cerdos (polacos no judíos), poniéndose máscaras. ¡Cuánto debate puede generar una simple viñeta!

Art Spiegelman, el autor

Art Spiegelman nació en 1948 en Estocolmo (Suecia), en donde sus padres residían desde el final de la guerra. Aunque muy pronto se marcharon a los EEUU. Allí vivían los escasos familiares que habían sobrevivido al holocausto. Art tenía apenas tres años de edad. Allí creció, se educó y se formó profesionalmente en el mundo del diseño gráfico. Y muy pronto empezó con sus primeros dibujos, a mediados de los años sesenta. El momento culmen de su carrera llegó con la publicación de Maus en la revista Raw, que previamente había fundado junto a su mujer. Pese a que tiene otras grandes obras como Sin la Sombra de las Torres (2004) o TheWild Party (1995), siempre será recordado como el autor de Maus.

Valoración final de Maus

Maus
El altruismo es un bien desconocido en tiempos de guerra.

Maus es una verdadera obra maestra. Es mucho más que un cómic. Y su labor documental es sobresaliente. Su autor no solo narró los hechos que su padre le iba contando, sino que se documentó, y entrevistó a otros protagonistas del holocausto. Viajó a los lugares que retrató, como Auschwitz o Dachau. Y vio cuántas películas conocía sobre el holocausto. Buena parte del proceso de creación de esta obra podemos conocerlo gracias a Metamaus, también de Art Spiegelman.

Desde el punto de vista didáctico, Maus nos ofrece también grandes posibilidades. Maus es historia viva del holocausto judío. Podemos trabajar cronológicamente los hechos tal como fueron aconteciendo. Desde el hacinamiento en guetos, al traslado a los campos de trabajo y finalmente a los campos de concentración y exterminio como Birkenau o Dachau.

Y no podemos obviar el dramatismo de los hechos que narra. No solo del propio holocausto, sino de las relaciones familiares. Muchas de las decisiones que toman los protagonistas de la obra son lo suficientemente complejas desde el punto de vista moral, como para poder entablar debates muy interesantes en clase. El suicidio de Anja; la muerte de Archie; la sombra de Archie siempre presente en Art; los polacos que colaboran con los nazis; los polacos que ayudan a los judíos, pero solo si encuentran rentabilidad económica; la capacidad de superación del ser humano; las debilidades humanas; y por supuesto, el racismo.

En definitiva, Maus es un libro que no puedes parar de leer una vez que empiezas. Y que cuando lo terminas un murmullo se queda en tu cabeza durante mucho tiempo. Humor, sufrimiento, terror, supervivencia, angustia, esperanza o

  • Maus
  • Art Spiegelman
  • Reservoir Books
  • 2007 (Primera edición de 1973)
  • 22,00€

Deja un comentario