Superlópez – El Héroe Patrio

El próximo 23 de noviembre se estrena la película de Superlópez en los cines de España. ¿Qué todavía no sabes quién es Superlópez? Cachis la mar! Pues quédate un rato con nosotros y vas a aprender mucho del universo de nuestro héroe patrio por excelencia.

Ya aviso que no es mi objetivo analizar aquí todas las historietas de Superlópez. Ni recoger los cientos y cientos de gags y curiosidades que Jan deja en cada una de sus historias. Simplemente recogeré algunas de las historias más interesantes para poder usar en nuestras clases de historia. En principio no voy a proponer aplicaciones didácticas concretas, simplemente hablaré de su utilidad en clase, y su potencial valor educativo. Y es que para mi gusto, el principal valor de Superlópez es la calidad documental de algunos de sus guiones. Siendo La caja de Pandora, sin duda alguna, el número de Superlópez con mayor carga documental por parte del autor.

Por si todavía no lo habéis visto, os dejo aquí el trailer de la nueva película dirigida por Javier Ruiz Caldera, y protagonizada por Dani Rovira.

Superlópez, ¿El Superman español?

Superlópez es una parodia de Superman, el hombre de acero español, que nació en 1978 de la mano de Jan. Las primeras viñetas eran muy simples e impositivas. Una parodia muda de Superman, y poco más. Pero muy pronto evolucionó hasta el personaje que es hoy.

Ante todo, Superlópez es un superhéroe muy humano y muy español. Su identidad real es Juan López. Un personaje con una vida anodina y aburrida. Lleno de vicios y defectos. Le gusta el fútbol, tiende a perder el tiempo en el trabajo y no es buen novio. De hecho en Las minas del rey Soplomón duda a la hora de salvar la vida de Luisa, que se cae de un edificio tras una invasión alienígena, y solo una casualidad le obliga a salvarla.

Pero no vamos a contar aquí lo que podéis leer en muchas otras webs que cuentan una y otra vez la historia y los orígenes de Superlópez. Hablemos también un poco de su autor.

 

Juan López Fernández (Jan)

Juan López Fernández (JAN), nació en 1939 en la provincia de León. Y a pesar de su discapacidad auditiva, desde muy pronto empezó a trabajar en el mundo de la animación. Primero en Barcelona, y posteriormente en Cuba en un estudio de televisión, como técnico asesor de animación. Y a su vuelta a España se afincó en Barcelona y ya nunca más le faltó trabajo.  Primero con Bruguera y después con otras editoriales como Forum, Norma o Ediciones B. Su producción de personajes es abrumadora, aunque personalmente me quedo con Pulgarcito y Superlópez. Obviamente no estamos ante el Tezuka español. Pero sin duda alguna es uno de los grandes viñetistas junto a Ibañez y Vázquez.

 

Colecciones de Superlópez

La semana más larga (1981)

Esta magnífica historia narra como las circunstancias pueden torcerse hasta el punto de que un inocente sea culpabilizado por la opinión pública, y las fuerzas de seguridad le persigan y atosiguen, creyéndole criminal. Es lo que le ocurrirá en esta aventura a lo largo de toda una semana, a nuestro héroe Superlópez, al que el inspector Hólmez culpará de una serie de agujeros que están apareciendo por la ciudad.

En realidad, el culpable de dichos agujeros es el doctor Escariano Avieso, creador del “rayo escariante”. Con él pretendía hacer agujeros en los muros de los bancos y robar el dinero. Pero su mala pata le hace errar repetidas veces y provocar varios accidentes en forma de agujeros por toda la ciudad. Y el destino hace que Superlópez esté en más de una ocasión cerca de los hechos, lo que acaba convirtiéndole en el principal sospechoso. Tanto para los agentes de seguridad, como para la opinión pública, que como suele ocurrir, dicta sentencia antes de tiempo.

¿Conseguirá sobrellevar nuestro héroe el verse convertido en un villano de la noche a la mañana? Hasta sus adorables compañeros del Supergrupo le creen culpable.

Superlopez
El rechazo a Superlópez provoca incluso protestas en las calles.

Moraleja: Una historia con cierta reflexión final. Lo rápido que juzgamos a los demás, y la necesidad que tenemos hoy día de buscar rápidamente un culpable de nuestras desgracias. Unos conceptos que se hacen muy necesarios para trabajar con nuestros alumnos y alumnas. Para que entiendan por un parte que no pueden creerse siempre lo que leen en los medios, que necesitan despertar una visión crítica. Y por otro, para que comprendan que no es buena opción dejarse llevar por las apariencias. No debemos dejar desaprovechar ninguna oportunidad de despertar conciencia crítica en nuestro alumnado, y cómics como La semana más larga nos ayudan en nuestro objetivo. Probar a que se lo lleven a casa y lo lean. Veréis que conclusiones sacan.

Como curiosidad decir que en este álbum aparecieron por primera vez secundarios muy recurrentes como el doctor Escariano, el inspector Hólmez o el mafioso Al Trapone.

Los cabecicubos (1983)

Posiblemente la mejor historia de Jan. Al menos para el que escribe estas líneas.

SuperlopezEl argumento, como suele ocurrir en Superlópez, parte de una premisa simple. Una empresa tiene una supuesta idea revolucionaria, y acude a la agencia de publicidad en donde trabaja Superlópez. ¿La idea? Vender huevos cuadrados. Algo que supuestamente han conseguido a través de un gas al que someten a las gallinas. Sin embargo, una visita a la fábrica y un accidente, hacen que el jefe de Superlópez entre en contacto con el gas y se le ponga la cabeza cuadrada. Cuadradas como los huevos. Y aunque en un principio lo ve como una desgracia, pronto empieza a verse perfecto. La cuadratura del círculo. La máxima perfección. Un Dios en la Tierra.

Sin embargo, su gozo dura poco, cuando descubre que el accidente no se ha limitado a él, sino que cada vez son más los que aparecen con la cabeza cuadrada. Son los cabecicubos. En un principio son motivos de mofa y persecución. E incluso los hay que piden que los encierren en gulags. Sin embargo pronto comienzan a ser mayoría, y aparecen locales “solo para cabecicubos”, en donde la entrada a los “decadentes” está prohibida (así es como llaman a los que tienen la cabeza normal).

Superlopez
El rechazo inicial a los cabecicubos es una llamada de atención a las sociedades de todas las épocas

¿No os suena? Parece el argumento de muchas películas y novelas, en donde un grupo minoritario llega al poder e impone su doctrina de forma autoritaria, al mismo tiempo que aísla al grupo. Segregación, división de clases, autoridad, líder único con cierto aire a divinidad, apoyo de las masas, publicidad, grupúsculos militares… ¿Qué es lo que no tiene esta historia?

Con todo, el jefe, que se hace llamar “el primer hexaedro”, decide presentarse a las elecciones con su recién creado partido PACU. Y su oficina se convierte en el cuartel general del nuevo partido. Controlando a los medios de comunicación, y con discursos violentos y supremacistas, consigue ganar unas elecciones que a todas luces se ve amañada.

Superlopez
La xenofobia, la demagogia y la confusión forman parte del discurso supremacista

Todos visten igual. Todos piensan igual. Actúan en grupo. Mandan a la cárcel a los que piensan diferente. Y al final incluso hay previsto un holocausto de una manera bastante peculiar. ¿Hace falta que insistamos más? ¿No os suena todo esto? Efectivamente, esto ya lo hemos vivido. Es una clara parodia a la Alemania nazi y a lo fácil que resulta para los grupos xenófobos y racistas comunicar con las masas y llegar al poder. Y por desgracia no es un problema antiguo. Lo tenemos hoy día con nosotros. Por ello creo que se hace innecesario recalcar la necesidad de trabajar con nuestros alumnos y alumnas estos contenidos. ¿Y de qué manera mejor que con un cómic?

Cómic + valores democráticos + historia = resultado asegurado

¿Cómo se pondrá solución a la epidemia? Tendrás que leer el cómic. No voy a contártelo todo.

La caja de Pandora (1983)

SuperlopezEstamos ante uno de los títulos más complejos de la serie. Y en donde Jan tuvo que emplearse a fondo, documentándose y estudiando mitologías diversas. La premisa inicial, en este caso, es un poco más compleja. Al inicio de la obra vemos una reunión de dioses, semidioses y seres del Olimpo que discuten acerca de la caja de Pandora. Poco después nos enteramos que el último descendiente de Pandora es vecino de Superlópez, y antes de ser asesinado, le lega la misión de encontrar la caja, que supuestamente está escondida debajo del edificio, en un tren que fue sepultado antaño.

A partir de entonces empiezan a aparecer alienígenas de todo tipo, que representan a distintos dioses y seres mitológicos. Y empiezan a mezclarse también las religiones, apareciendo dioses de las mitologías egipcia, hindú y maya, además de la griega.

SuperlopezTodos los seres se pelean por conseguir la caja de Pandora, que aparece como una especie de matrioshka. La historia acaba convirtiéndose en una especie de persecución galáctica en donde intervienen los dioses más importantes de estas religiones. Una gymkana que llevará a nuestro héroe a todo tipo de situaciones variopintas como viajar por el espacio con un sátiro; combatir en la Luna; o a luchar en el espacio contra escarabajos egipcios.

¿Abrirán la caja de Pandora? ¿Qué ocurrirá? Si tenéis curiosidad ya sabéis… Pero un adelanto, como dijera Thomas Hobbes allá por 1651, “el hombre es un lobo para el hombre”.

Desde un punto de vista didáctico en principio tiene menos relevancia, pero que duda cabe que nos puede servir para introducir en clase de una manera divertida los distintos panteones mitológicos, sobre todo el griego, que entran en los contenidos de 1º de la ESO. Seguro que no volverán a olvidarse de quién es quién.

Superlopez

La gran superproducción (1984)

SuperlopezNo hay nada destacable para nuestras clases de historia, pero la recojo en este listado porque me parece una de las historias más divertidas y amenas de Superlópez. La premisa es fácil. El jefe ha comprado unos estudios de cine y se dispone a filmar una película que originalmente está ambientada en Jaime I y termina convirtiéndose en una copia de Conan el Bárbaro, con el mismísimo Superlópez en la dirección de la película.

 

 

Los ladrones del ozono (1992)

Estamos quizás ante la obra más compleja y crítica de Superlópez. Jan abandona por un momento la crítica moral “facilona” que puede verse en muchas de sus historietas, y aborda una compleja crítica a la construcción de la propia identidad de España.  Sí, habéis leído bien. Un cómic “infantil” aborda una temática que abre telediarios. Se adelanta así al debate de la memoria histórica, que tantos quebraderos de cabeza levanta en nuestros tiempos. Y aborda un tema que cada año el 12 de octubre ilustra portadas en la prensa nacional, el descubrimiento de América y el supuesto genocidio por parte de los españoles a los nativos americanos.

La historia comienza con una nave alienígena aterrizando en pleno centro de Barcelona. El shock inicial da paso a un enfrentamiento entre los alienígenas, el ejército, y el propio Superlópez, con múltiples referencias a La Guerra de los Mundos de Orson Welles.

Superlopez
Colonialismo en busca del ozono

Más tarde se descubre que el objetivo de los alienígenas es colonizar la Tierra para explotar el oro ozono. Y justifican la conquista argumentando que el ser humano estaba destruyendo el planeta con sus malas prácticas consumistas. Hablan también de convertir a los terrícolas a la civilización arkontía. Y de compartir sus adelantos tecnológicos con los habitantes del planeta Tierra. Hechos y argumentos que nos recuerdan mucho al argumentario de la conquista del continente americano por parte de los españoles. Y por si había alguna duda, llamativa la parodia del cuadro “Primer desembarco de Cristóbal Colón en América” de Dióscoro Puebla.

Superlopez
Similitudes de la llegada de los alienígenas a Barcelona y el cuadro “Primer desembarco de Cristóbal Colón en América” de Dióscoro Puebla.

Por su parte, los alienígenas pronto empiezan a consumir productos típicos de la Tierra como el vino. Hacen inventarios de distintos monumentos para luego llevárselos a sus planetas. Y abren distintos negocios, en donde incluso utilizan moneda propia.

Jan ridiculiza el colonialismo que justifica la invasión de una cultura considerada tecnológicamente inferior. Y del mismo modo parodia la sociedad medieval española y el poder de Dios (el Gran Arkonte) y los Reyes Católicos (los Arkontes Arkontiros), que cuentan con la oposición de una parte de la población (los komunes), que encuentran el apoyo de Superlópez. Curiosa la manera en la que quedan retratados los Arkontes Arkontiros, como monarcas despiadados, más preocupados por el vicio y el sexo que por su propia población (recordemos que están parodiando a los Reyes Católicos, por lo que Jan no debe tener demasiada buena consideración de los RRCC).

Un cómic con una enorme carga de crítica social, política y moral, que puede dar para generar interminables debates en clase con nuestros alumnos y alumnas. Y que se puede usar en muchos temas, aunque obviamente destacan para trabajar el colonialismo del siglo XIX (por aquello de la crítica al colonialismo europeo) y el descubrimiento de América).

La aventura está en la esquina (1993)

En esta ocasión Jan nos presenta ocho historias cortas de Superlópez con un denominador común: la crítica a la sociedad de consumo. Fútbol, videojuegos o compras compulsivas, tienen cabida a lo largo de las páginas de este número.

En concreto destacamos dos historias:

  • La envasión, en donde denuncia el uso indiscriminado de los envases y de la publicidad agresiva.

Superlopez

  • Supermarket, sobre el consumismo compulsivo en los grandes supermercados.

Superlopez

Tyrannosaurus sect (1994)

SuperlopezCuriosa crítica a las sectas y a los lavados de cerebro tan habituales en los años noventa. En esta ocasión Jan utiliza un recurso para distraer al lector: los dinosaurios. La aventura está llena de dinosaurios desde la primera a la última viñeta. Están por todas partes. Y nunca llegamos a saber el motivo de dicha aparición. Obviamente es un guiño al brutal éxito que tuvo en 1993 la película Jurassic Park. Y sin embargo, se podría prescindir de ellos totalmente, por más que al principio parezca que la aventura de nuestro héroe va a consistir en acabar con ellos.

El argumento es sencillo, Jaime ha caído en una secta huyendo de una vida mundana y de una sociedad consumista. Y es atrapado por una secta liderada por un tiranosaurio rex, que con un discurso pacifista encandila cual flautista de Hamelin. Sin embargo, las apariencias engañan y el tiranosaurio no tiene otro objetivo que alimentar su voracidad. Y por supuesto, Superlópez tratará de desenmascararlo.

Como curiosidad, en este número se acentúa muchísimo la interacción de Superlópez con los lectores. Un recurso muy habitual de Jan.

Superlopez

Las minas del rey Soplomón (1998)

Esta aventura empieza con una invasión alienígena a la Tierra con el objetivo de secuestrar a Superlópez (y ya van unas cuantas invasiones).

¿Qué pueden querer los alienígenas de nuestro héroe patrio? Pues que se ha corrido la voz de sus superpoderes por todo el Universo, y han venido hasta la tierra para llevárselo a su planeta y experimentar con su cuerpo. ¿Y qué pretenden? Nada más allá de utilizar sus poderes para mejorar su armamento.

A partir de aquí, una serie de acontecimientos llevan a Superlópez hasta los planetas vecinos, y descubre las crueldades de la guerra: niños mutilados por minas antipersona, laboratorios en donde experimentan con personas, tráfico de armas, etc.

Un cómic muy denso. Que requiere una lectura pausada, y que difícilmente podremos usar en nuestras clases de secundaria. Pero dada su temática, era inevitable que lo pusiera en esta selección de obras de Superlópez.

Como curiosidad, las referencias en este número al universo de Star Wars son constantes. Como el tributo a la cantina de Tatooine.

 

Con todo lo visto, ¿quién sigue dudando de la validez de Superlópez para nuestras lecciones de historia?

Superlopez

Deja un comentario