Trafalgar – Las grandes batallas navales

La derrota de las tropas españolas en Trafalgar a manos del ejército inglés no supuso un antes y un después en ninguno de ambos bandos. El status quo europeo apenas se vio afectado por la derrota española. Trafalgar, de Jean-Yves Delitte, narra la historia de los días previos a la gran batalla. Veamos a continuación algunos de los puntos fundamentales que se trabajan en el cómic.

La España de Godoy

Aunque de este punto no se hable expresamente en el cómic, nos sirve como precedente para entender mejor el desarrollo de los hechos. En 1799 ascendía al poder Napoleón Bonaparte, y España firmaba un nuevo tratado conocido como Convenio de Aranjuez, que ligaba la suerte del ejército español a los intereses franceses. De este modo, en 1801 España declaró la guerra a Portugal, aliado inglés, en la conocida como Guerra de las Naranjas. El ejército español, al mando del propio Manuel Godoy, ocupó diferentes poblaciones portuguesas sin encontrar ni la más mínima resistencia ante la creencia de que España no tenía pretensiones sobre el territorio portugués, sino que se trataba más bien de una guerra de presión o de prestigio. Finalmente, tras varios días de ocupaciones, la situación volvió a su status quo inicial, a excepción de Olivenza que quedó en manos de los españoles. (Hoy día sigue siendo española, en la provincia de Badajoz, aunque desde Portugal existen sectores que reclaman su devolución por motivos históricos).

Trafalgar, el cómic

Tras este enfrentamiento, Francia condujo a España al enfrentamiento contra la Gran Bretaña de Nelson. La guerra de Trafalgar tuvo diferentes fases pero en 1805 tuvo lugar la humillante derrota infligida en Trafalgar, en la zona de los Caños de Meca. El objetivo de Napoleón era atraer la atención de la Royal Navy inglesa, para que posteriormente la Grande Armée francesa pudiera cruzar el Canal de la Mancha sin oposición. Pero el plan resultó un completo fracaso.

batalla de trafalgar

muerte de nelsonAunque estamos en una colección de batallas navales, lamentablemente lo que menos vemos en este cómic es la batalla en sí. Se trata de un cómic en el que se abordan sobre todo cuestiones políticas relativas a uno y otro bando. Así vemos por un lado a Villeneuve, de la flota francesa, estudiando la estrategia a seguir contra los británicos después de que Napoleón haya abandonado la idea de invadir Gran Bretaña. Al otro lado vemos al almirante Nelson. Pirata para unos, héroe para otros. Y en tercer lugar, a las tropas españolas en tierra, luchando también contra los ingleses.

La España de Carlos IV no perdió la totalidad de su flota en Trafalgar, pero sí quedó muy debilitada, hundiendo más aún la maltrecha economía española. En adelante, los destinos de Francia y España quedarían muy unidos. Y España se conduciría irremediablemente hacia la guerra de la independencia. Las consecuencias de la derrota no es, en cualquier caso, uno de los asuntos que se aborden en el cómic.

Horacio Nelson y Trafalgar

El almirante Nelson, de origen humilde, es sin lugar a dudas la figura más controvertida del siglo XIX inglés. Empezó como marinero y acabó con el grado de vicealmirante. Sus hazañas y aventuras son de sobra conocidas. A lo largo de sus años venció a los españoles, a los franceses y a todas las naciones a las que se enfrentó. Un personaje intrépido que a lo largo de sus años de oficio perdió un ojo y el brazo derecho. Entre sus mayores aventuras está el triunfo sobre los franceses en la famosa batalla del Nilo; o la derrota a los daneses en la batalla de Copenhague. El destino sin embargo quiso que falleciera en la batalla de Trafalgar, con tan solo 47 años; de un disparo desde el navío francés Le Redoutable.

nelson trafalgar

Las batallas navales

Si algo destaca en esta colección, son los dossier históricos de Jean-Yves Delitte. En este número, además de la obvia información sobre Trafalgar, Nelson o Villeneuve, nos ofrece unos esmerados artículos sobre cómo eran las batallas navales. Muy interesante el titulado “catapum”, en el que se describe el tipo de disparos de las balas de cañón, o cómo debía ser un disparo perfecto en cuanto a la carga de pólvora. Una información que guarda mucha relación con la historia que se nos presenta.

Lo ideal, por macabro que que suene, era usar una carga suficiente para que la bala se clavase en el casco, provocando en el interior del barco una lluvia de astillas y escombros que se llevaba a numerosos hombres por delante.

trafalgar

  • Las grandes batallas navales. Trafalgar
  • Jean-Yves Delitte (guión) y Denis Béchu (dibujo)
  • Norma Editorial
  • 2019
  • 17,00€

Deja un comentario