Aquellos Inolvidables Tebeos – Cl√°sicos de mi infancia

Aquellos Inolvidables Tebeos – Cl√°sicos de mi infancia
5 (100%) 2 vote[s]

Los c√≥mics cl√°sicos espa√Īoles, aquellos inolvidables tebeos que nos acompa√Īaron en nuestra infancia, fueron editados en buena medida por la Editorial Bruguera, aunque no podemos olvidarnos de Editorial Valenciana,¬†TBO,¬†Ediciones Cliper y Editorial Marco.¬†Entre ellas ocuparon el mercado tebe√≠stico espa√Īol. Y en www.tboenclase.com¬†haremos un repaso por las principales series y sus personajes. Empezando por los personajes de los tebeos de Bruguera.

Las revistas y los tebeos cl√°sicos en la posguerra espa√Īola

Finalizada la guerra civil espa√Īola, la historieta en Espa√Īa modific√≥ su oferta. El tebeo humor√≠stico y de aventura se convirti√≥ en el g√©nero dominante. Hubo que esperar hasta finales de los a√Īos 70 para que la industria del c√≥mic franco-belga trajera aires de renovaci√≥n al sector. Durante los duros a√Īos de la posguerra espa√Īola, los quioscos estaban llenos de revistas infantiles y juveniles en donde se publicaban todo tipo de historietas. La legendaria¬†TBO, Pocholo, Nicol√°s,¬†la eterna¬†Pulgarcito o la esperanzadora¬†Tio Vivo¬†fueron solo algunos de los t√≠tulos de estas revistas en donde aquellos inolvidables tebeos eran publicados con car√°cter semanal, quincenal o mensual. Una f√≥rmula creativa de enorme √©xito, que report√≥ durante a√Īos ping√ľes beneficios. Gran tirada, bajo precio, amplia distribuci√≥n y amplia periodicidad. De alg√ļn modo podr√≠amos denominar a estas d√©cadas la edad de oro del tebeo cl√°sico espa√Īol.

Los protagonistas de aquellos inolvidables tebeos

Una de las caracter√≠sticas de los tebeos antiguos espa√Īoles es precisamente trazar personajes que sean f√°cilmente reconocibles por el p√ļblico. Ya sea por su car√°cter, o por su entorno, el personaje debe ser f√°cilmente identificable. Personajes chapuzas (Pepe Gotera y Otilio, o Mortadelo y Filem√≥n); personajes frustrados (Don Berrinche); los familiares (La familia Cebolleta o La familia Trapisonda); los s√°dicos (Do√Īa Urraca); los inocentones (Pitagor√≠n o √Āngel Sise√Īor) o los despistados (Rompetechos). Todo un elenco de personajes que llenaban las p√°ginas de aquellos inolvidables tebeos espa√Īoles.

Nuestra intención es seguir profundizando en aquellos inolvidables tebeos que poblaron los quioscos durante las  difíciles décadas de la posguerra. Luchando contra la censura y contra la penuria económica. Pero de momento hemos empezado por una interesante selección de historietas, todas ellas editadas con Bruguera. En breve iremos ampliando.

La labor divulgativa del tebeo espa√Īol

Pero no queremos empezar este an√°lisis sin reconocer a aquellos que llevan a√Īos divulgando la historieta espa√Īola, y luchando por lograr el reconocimiento de propios y extra√Īos. De su trabajo nos hemos valido en buena medida para esta entrada, y es justo ser agradecidos. En primer lugar est√° la magn√≠fica labor de tebeosfera, que a trav√©s de su web y de sus publicaciones anuales, hacen una inmejorable labor por el tebeo cl√°sico espa√Īol. Inscribirse a su asociaci√≥n deber√≠a ser casi obligatorio para cualquier amante de la historieta espa√Īola.

Por otro lado la inmejorable colecci√≥n de Cl√°sicos del Humor que la editorial RBA public√≥ en el a√Īo 2009. Cuarenta n√ļmeros que hacen de esta colecci√≥n el m√°s completo recopilatorio de aquellos inolvidables tebeos que public√≥ la editorial Bruguera durante cuatro d√©cadas. Y en donde¬†Antoni Guiral no solo fue el encargado de la selecci√≥n del coleccionable, sino que es el autor de los textos de introducci√≥n de cada volumen.

Y tampoco podemos olvidarnos de aquellos que ya andaron nuestros mismos pasos, como La C√°rcel de Papel de √Ālvaro Pons. Su labor divulgativa e investigadora en torno a los tebeos espa√Īoles es impagable.

Aquellos inolvidables tebeos

√Āngel Sise√Īor

Aquellos inolvidables tebeos

  • Autor: Manuel V√°zquez
  • Primera aparici√≥n: 1953 (Semanario DDT)
  • √öltima aparici√≥n: 1965

√Āngel Sise√Īor es un tebeo cl√°sico de V√°zquez. Un infeliz de aspecto corriente que responde siempre a todo s√≠ se√Īor. Un personaje carente de personalidad, un resignado que siempre se deja llevar por todos, y nunca acaba en beneficio propio. Aunque en algunas historias aparece hablando, lo normal es verlo respondiendo siempre s√≠ se√Īor. El personaje constantemente es estafado, enga√Īado y siempre sale perdiendo. Un pobre desgraciado que nos deja la moraleja de que hay que mirar por uno mismo en la vida, y no estar siempre predispuesto a ayudar a todos por encima de uno mismo.

Como suele ocurrir con otros cl√°sicos de nuestra infancia, el personaje pas√≥ al imaginario popular de tal manera que en adelante, “s√≠se√Īor” se empleaba para designar a aquellas personas que dec√≠an s√≠ a todo.

Don Pío

Aquellos inolvidables tebeos

  • Autor: Jos√© Pe√Īarroya
  • Primera aparici√≥n: 1947 (Pulgarcito)

Don P√≠o, un hombre corriente de mediana edad que trabaja en una oficina, y que tiene los gustos propios de la √©poca. Do√Īa Benita, una mujer que desear√≠a llevar un ritmo de vida superior al que lleva, y que no alcanza con el dinero que trae a casa su marido. Es despilfarradora y tiene un car√°cter dif√≠cil. Y Luisito, el sobrino de ambos. Los tres conforman el elenco de personajes principales de Don P√≠o, un cl√°sico de los tebeos espa√Īoles. Una serie que sirve perfectamente para observar la evoluci√≥n de la familia tradicional espa√Īola de los a√Īos cincuenta, como si de un retrato costumbrista se tratara.

Tebeos cl√°sicos espa√Īoles
Pulgarcito, 1472

Pese a la progresiva infantilización de los tebeos de Bruguera, Don Pío abordaba los problemas conyugales. Y de hecho, la aparición de Luisito fue una de las consecuencias de la censura. Un lastre que tuvieron que soportar todos los tebeos clásicos de nuestra infancia.

Do√Īa Tula

C√≥mics cl√°sicos espa√Īoles

  • Autor: Josep Escobar
  • Primera aparici√≥n: 1951 (DDT)
  • √öltima aparici√≥n: 1955

Otra serie costumbrista m√°s que ahonda en el terreno familiar. Esta vez de la mano de Josep Escobar. Do√Īa Tula es la suegra de Clotildo, casado con Filomena. El hilo conductor de la serie es la relaci√≥n entre Clotildo y su suegra. Do√Īa Tula es de car√°cter fuerte y severa, y tiene una actitud desp√≥tica y desafiante con su yerno. La serie es un reflejo sarc√°stico de una √©poca en la que convivir con tus suegros era la norma extendida entre los matrimonios.

Aquellos inolvidables tebeos
DDT, 1953

El final de la serie vino precedido por la entrada de la censura. Antes que modificar la esencia de la serie, Escobar prefiri√≥ cancelarla. Pero a pesar de la poca duraci√≥n de la serie, Do√Īa Tula dej√≥ un recuerdo imborrable entre¬†aquellos inolvidables tebeos que poblaban la Espa√Īa de la posguerra.

El doctor Cataplasma

El doctor Cataplasma

  • Autor: Martz Schmidt
  • Primera aparici√≥n: 1953 (Pulgarcito)

El doctor Cataplasma es la historia entre un doctor y su empleada negra Panchita, originaria de Mozambique (colonia portuguesa en aquellos a√Īos). Una situaci√≥n de partida que ya parec√≠a bastante improbable, puesto que la cantidad de personas negras empleadas en el hogar era pr√°cticamente inexistente en esos a√Īos. Pero es que esta situaci√≥n previa ya es en s√≠ misma un gag. La relaci√≥n entre ambos parece una relaci√≥n paterno-filial. Tambi√©n hay un personaje que aparece m√°s adelante, do√Īa Millonetis; una cliente habitual del doctor que acabar√° convirti√©ndose en su pretendiente.

El doctor Cataplasma está muy lejos de ser un buen doctor. Más bien parece un matasanos. Tiene poca paciencia, es arisco, malhumorado y tiene cierto sentimiento de frustración. Su nombre, Cataplasma, tiene dos acepciones en el diccionario: medicamento que calma el dolor; y persona pesada y fastidiosa. Cualquiera de las dos nos vale para definir al personaje. Un acierto rotundo con el nombre.

Un apunte m√°s de este cl√°sico de los tebeos espa√Īoles: Schmidt dot√≥ a El doctor Cataplasma de un lenguaje propio, compartido con otras series de Bruguera: palabras como rutilante, sulfatada o patidifusa forman parte del vocabulario de tan disparatado doctor. Una de las claves del √©xito de muchos tebeos de nuestra infancia era precisamente este metalenguaje propio.

El profesor Tragacanto

Aquellos inolvidables tebeos

  • Autor: Martz Schmidt
  • Primera aparici√≥n: 1959 (Ven y Ven)

El profesor Tragacanto y su clase, que es de espanto, es una serie de Martz Schmidt. Un maestro de la vieja escuela, con birrete, y lleno de frustraci√≥n; pero incapaz de controlar a sus alumnos. Precisamente, a lo largo de la serie conocemos a algunos de sus estudiantes, destacando Vicente, el t√≠pico ni√Īo empoll√≥n; y Jaimito Buitrago, el irresponsable y pele√≥n. El otro protagonista de este cl√°sico del tebeo espa√Īol es Petronio, el bedel del colegio, un hombre fiel al maestro.

El profesor Tragacanto
Pulgarcito, 1718

La escuela anda escasa de recursos, lo que en numerosas ocasiones le lleva al profesor a tomar decisiones y medidas poco ortodoxas. La serie gira en torno al humor absurdo que surge de las paredes del colegio

Gordito Relleno

Gordito Relleno

  • Autor: Jos√© Pe√Īarroya
  • Primera aparici√≥n: 1948 (Pulgarcito)
  • √öltima aparici√≥n: 1975

Gordito Relleno es uno de los personajes favoritos de su autor, Jos√© Pe√Īarroya. Se trata de otro personaje bonach√≥n incapaz de matar un mosquito. Un tontorr√≥n obeso, calvo y optimista que vivi√≥ la Espa√Īa de la posguerra. Un personaje de suerte esquiva, pero que tiene muchas amistades; que en su inmensa mayor√≠a tratan de aprovecharse de √©l. Debido a su maltrecha econom√≠a, Gordito Relleno desempe√Ī√≥ numerosos oficios. Entre los tebeos cl√°sicos, Gordito Relleno destaca por su voraz cr√≠tica social, oculta siempre bajo un prisma de humor. La indigencia, el estraperlo, la estafa y las distintas clases sociales hacen gala entre sus p√°ginas. Y aunque no sea lo habitual, alguna que otra vez Gordito Relleno termina sus historias de manera triunfal.

Eso sí, no siempre fue tan ingenuo. En sus primeras historias, Gordito Relleno se mostró bastante más osado y pícaro. E incluso en alguna ocasión trató de sacar provecho de alguna que otra oportunidad.

La abuelita Paz

Aquellos inolvidables tebeos

  • Autor: Manuel V√°zquez
  • Primera aparici√≥n: 1969 (Gran Pulgarcito)
  • √öltima aparici√≥n: 1970

Otro personaje bonach√≥n. La dulce e ingenua abuelita Paz forma parte de aquellos inolvidables tebeos. De aspecto rechoncho, bajita, y amable. Con gafas y un mo√Īo blanco. Una mujer simp√°tica y de intachable conducta moral. Siempre dispuesta a ayudar al pr√≥jimo, incluso cuando nadie le ha pedido la ayuda. Pero sobre todo, la abuelita Paz es una despistada. ¬°Lleg√≥ incluso a perder su propia sombra!

La moraleja de este personaje se repite con otros personajes de V√°zquez: hacer el bien por sistema, no siempre es lo m√°s recomendable. Y es que en este caso, las “buenas acciones” de la abuelita Paz siempre se volv√≠an contra aquellos personajes que intentaba ayudar. Y como suele ser habitual en las historias cl√°sicas de V√°zquez, sus historias nos sirven tambi√©n como cr√≠tica social o escaparate de la Espa√Īa de los a√Īos setenta, en este caso.

La familia Cebolleta

La familia cebolleta

  • Autor: Manuel V√°zquez
  • Primera aparici√≥n: 1951 (Semanario DDT)
  • √öltima aparici√≥n: 1970

La familia cebolleta es un retrato cr√≠tico de la familia tradicional espa√Īola. Un matrimonio, dos hijos, un abuelo y un loro. Siendo el personaje principal el pater familias, Rosendo. Un pobre desgraciado incapaz de imponer su autoridad sobre su familia, en una √©poca en la que todos sabemos c√≥mo era el ideal de marido. Su mujer, Leonor, siempre estaba absorta en sus labores. Pocholita, la hija mayor, superficial. Di√≥genes, el ni√Īo peque√Īo, siempre en su propio mundo. El abuelo, el alma de la serie; y Jerem√≠as, el loro, siempre observador, siempre ir√≥nico.

Con el tiempo, Rosendo y el abuelo se convirtieron en los dos protagonistas de la serie. El primero servil en su trabajo; el segundo, con incontinencia verbal, siempre aprovechaba cualquier situación para relatar alguna de sus batallitas durante la guerra de Cuba, la guerra civil, o la primera guerra mundial. Con el tiempo, el aspecto físico de los personajes fue cambiando, y el personaje de Pocholita desapareció. Aunque hubo cosas que nunca cambiaron, como aquellos inolvidables tebeos que siempre terminaban con el abuelo contando sus siempre recurrentes historias; que nadie quería escuchar.

La clave del √©xito de este tebeo entre los c√≥mics cl√°sicos espa√Īoles, era abordar asuntos mundanos, en el contexto de una familia vulgar, pero distorsionando y exagerando la realidad. De este modo, la serie serv√≠a como elemento de cr√≠tica a la sociedad espa√Īola.

La familia Trapisonda

Aquellos inolvidables tebeos

  • Autor: Francisco Ib√°√Īez
  • Primera aparici√≥n: 1958 (Pulgarcito)

Entre todos aquellos inolvidables tebeos que poblaban los quioscos de Espa√Īa, destacaban los de tem√°tica familiar. La familia Trapisonda, un grupito que es la monda, fue creada por Ib√°√Īez en 1958. Originalmente la serie la conformaban el matrimonio de Pancrancio y Leonor, junto a su sobrino, su hijo y un perro, Atila.

La familia trapisonda
Capit√°n Trueno Extra 16 (1960)

Posteriormente la censura actuó, consideró inoportuna la estructura familiar, y el matrimonio pasó a ser una pareja de hermanos que cuidaban de sus sobrinos. Aunque la actitud desafiante de su hermana se siguió manteniendo. El hilo conductor de la serie lo lleva el padre, Pancracio. Un tipo algo fondón, con bigote, de mediana edad, y que responde al estereotipo de padre de familia típico de la época. El hijo travieso; el perro desafiante; el sobrino de altas capacidades intelectuales; y Leonor, siempre distante de sus labores domésticas propias del rol social que le correspondía por su época, aparte del hecho de estar siempre atosigando a su marido. No parece por tanto, a priori, la estructura familiar ideal de la época.

La terrible Fifí

  • Autor: Nen√© Estivill
  • Primera aparici√≥n: 1958 (Pulgarcito)

La terrible Fif√≠ es otro de esos cl√°sicos de nuestra infancia. El cl√°sico tebeo sobre una ni√Īa traviesa, que nunca obtiene castigo por sus fechor√≠as. Bien porque no la alcanzan, bien porque consigue marcharse de la “escena del crimen” antes de que nadie pueda culpabilizarla. De elevada clase social, siempre aparece con trajes de bella factura.

Una de sus víctimas más recurrentes es Melanio, el pretendiente de su tía Ofelia. Entre sus fechorías está por ejemplo, convencerle para que le den tortas como método para dejar de fumar; o manipularlo a su antojo para dejarle en ridículo en repetidas ocasiones. La maldad por la maldad, sin objetivo ni finalidad.

Pascual, criado leal

aquellos inolvidables tebeos

  • Autor: √Āngel Nadal
  • Primera aparici√≥n: 1953 (Pulgarcito)
  • √öltima aparici√≥n: 1960 (Pulgarcito)

Pascual, criado leal, como tantas otras historias de Bruguera, se basa en la conflictiva relaci√≥n entre dos personajes. En este caso, de distinta clase social. Pascual, un criado de mal car√°cter y algo torpe. Y su se√Īor, don Acisclo, un rentista venido a menos, siempre con aires de superioridad, pero con escasos ingresos, de corta estatura y mucha frustraci√≥n. Pese a que la colecci√≥n se llame Pascual, criado leal, en ocasiones los papeles se intercambian, y el criado se venga de su se√Īor. As√≠ que lo de leal habr√≠a que entrecomillarlo. Es una constante de Bruguera la de incluir en sus historias la eterna dualidad entre el se√Īor y el asistente, o el patr√≥n y el obrero; una clara muestra del clasismo propio de la √©poca.

Pascual, criado leal
Pulgarcito n.¬ļ 1.182 (1953)

Sin embargo, en 1956 la Dirección General de la Prensa modificó las normas con respecto a las publicaciones infantiles, separando el humor de cualquier intento de ridiculizar el orden, la autoridad o la moral religiosa. Y obviamente la serie se resintió. Y al igual que todos aquellos inolvidables tebeos que se publicaban por entonces, la colección perdió fuerza y frescura, y tiró de los automatismos. La autocensura se impuso al censor oficial, y con ello, lo insignificante e insulso se convirtió en la norma general del género.

A pesar de la corta vida del personaje (apenas siete a√Īos), el personaje se gan√≥ el reconocimiento de los lectores. Y posteriormente, otras obras emular√≠an al personaje original de Nadal. Muy interesante como a medida que la serie avanza, las necesidades econ√≥micas del se√Īor se agravan, e incluso recurre en varias ocasiones a buscar empleo; con variopintos resultados.

Petra, criada para todo

aquellos inolvidables tebeos

  • Autor: Josep Escobar
  • Primera aparici√≥n: 1954 (Pulgarcito)
  • √öltima aparici√≥n: 1986

Como otras series de Bruguera, Petra, criada para todo vuelve a abordar la dificil relaci√≥n entre las asistentas del hogar y las se√Īoras de la casa. Petra es una criada fuerte y p√≠cara, que no tem√≠a enfrentarse a ning√ļn problema que le surgiera; aunque tambi√©n era pueblerina y analfabeta. Por su parte, do√Īa Patro P√©rez es su desp√≥tica se√Īora que vive de sus rentas, y que en los primeros a√Īos de la serie pr√°cticamente ten√≠a a Petra esclavizada.

En este listado de aquellos inolvidables tebeos, no pod√≠a faltar una obra maestra del genio Escobar. En los primeros a√Īos la serie se mostraba muy cr√≠tica con las miserias del franquismo; pero muy pronto se convirti√≥ en un retrato costumbrista. En Petra, Escobar nos introduce numerosos detalles del d√≠a a d√≠a de la sociedad espa√Īola de los a√Īos cincuenta: la llegada de los electrodom√©sticos, la llegada de los supermercados o los problemas laborales. Todo un cl√°sico entre los tebeos antiguos espa√Īoles.

Pitagorín

Pitagorín

  • Autor: Jos√© Pe√Īarroya
  • Primera aparici√≥n: 1966 (Pulgarcito)
  • √öltima aparici√≥n: 1975

El protagonista de la serie es un ni√Īo rubio de unos 10 a√Īos, con una buena mata de pelo y con gafas, que destaca por su inteligencia. La caracter√≠stica que define al personaje es su honradez y su bondad. Pitagor√≠n siempre est√° predispuesto a ayudar al pr√≥jimo. Haz el bien, y no mires a qui√©n. Con esta frase podemos resumir perfectamente la esencia de la serie.

Muy llamativo el hecho de que al igual que ocurriera con otros personajes de otras series m√°s conocidas, la gente com√ļn adoptara el calificativo “pitagor√≠n” para designar al t√≠pico listo de la clase. Muy ilustrativo del √©xito que tuvo que alcanzar la serie.

Pulgarcito

Pulgarcito

  • Autor: Jan
  • Primera aparici√≥n: 1981 (Zipi y Zape)
  • √öltima aparici√≥n: 1987

Hablar de Jan es hablar de Superlópez, sin embargo, más allá de las aventuras del héroe patrio, si hay un tebeo que destaque entre aquellos inolvidables tebeos de mi infancia, ese es Pulgarcito.

Pulgarcito tiene un doble componente. Por un lado es lo suficientemente inteligente como para atrapar a un lector adulto. Y por otro, tiene un componente infantil y emotivo que capta r√°pidamente la atenci√≥n de los ni√Īos. En este sentido es una serie redonda. La premisa principal del personaje es su capacidad para transportarse a ex√≥ticos lugares y vivir aventuras, a partir de la enso√Īaci√≥n. Una obra positiva y que resalta los valores m√°s humanos.

Los principales personajes de este cl√°sico del tebeo espa√Īol son Pulgarcito, un ni√Īo de unos 7 a√Īos, de peque√Īa estatura, inteligente y valiente; es el menor de seis hermanos. Medianoche, su gato negro. El profesor Ogro, grande, fuerte, de complexi√≥n robusta y muy cascarrabias. Y su hija Trini, de 8 o 9 a√Īos, aspecto dulce y muy lista.

La idea de Jan con la serie era recuperar la cultura infantil a través de los cuentos clásicos. Ojala muy pronto podamos disfrutar de este tebeo clásico de nuestra infancia con una edición integral.

Rigoberto Picaporte

Rigoberto Picaporte

  • Autor: Robert Segura
  • Primera aparici√≥n: 1957 (Pulgarcito)
  • √öltima aparici√≥n:

Rigoberto Picaporte, solter√≥n de mucho porte. Todo un cl√°sico ente los tebeos antiguos espa√Īoles. Un imprescindible de aquellos inolvidables tebeos que acompa√Īaron a tantas generaciones. Roberto Picaporte es un tipo mundano. Un hombre de clase media y bonach√≥n, v√≠ctima de su jefe en la oficina. Aunque con el tiempo,¬† fue rode√°ndose de otros personajes que le dio personalidad a la serie. Su amada Curruquita, su sobrino Pepito, su suegra Abelarda o la criada Eufemia. Rigoberto Picaporte tratar√°, historia tras historia, conseguir, o fingir, un patrimonio y una posici√≥n social que no tiene, para ganarse el afecto de su suegra. Una situaci√≥n que dar√° lugar a rocambolescas aventuras del personaje. Bochorno, sarcasmo y humillaciones pasan por las p√°ginas de este c√≥mic cl√°sico.

Tebeos cl√°sicos espa√Īoles
Pulgarcito. Almanaque 1972 (1971)

Roquita

Roquita

  • Autor: Jordi Gosset
  • Primera aparici√≥n: 1979 (Zipi y Zape)
  • √öltima aparici√≥n: 1996

Roquita es una ni√Īa de unos 8 a√Īos a la que le encanta la sopa y los pl√°tanos, que habita en la Prehistoria con su madre. Ambas alternan vestido rojo o azul. La caracter√≠stica esencial de Roquita es su intelecto. Se trata de una ni√Īa muy inteligente para su edad, y muy inquieta. Siempre est√° activa, y cuando no hace nada, se aburre. Se trata de una serie dirigida fundamentalmente a un p√ļblico infantil; pero que forma parte de aquellos inolvidables tebeos que crecieron junto a toda una generaci√≥n. Llama la atenci√≥n la cantidad de elementos fuera de su contexto que aparecen en la serie: trompetas, cuadros, columpios, escobas o paraguas, adem√°s de dinosaurios. Todos ellos elementos que no existieron durante la prehistoria.

Sir Tim O¬īTheo

C√≥mics cl√°sicos espa√Īoles

  • Autor: Raf
  • Primera aparici√≥n: 1971 (Mortadelo)
  • √öltima aparici√≥n: 1986

Ente los c√≥mics de los a√Īos 70, Sir Tim O¬īTheo se convirti√≥ por m√©ritos propios en una de las cabeceras favoritas de los lectores. Sin duda, una de las series m√°s completas de la √ļltima √©poca de Bruguera. Sus historias, la tem√°tica, sus personajes principales e incluso los secundarios. Con una ambientaci√≥n detectivesca, al m√°s puro estilo de Sherlock Holmes; en un ambiente rural, y con un estilo ingl√©s, de taberna. Las historias est√°n llenas de intriga y suspense; y est√°n muy elaboradas, con inteligencia y sutileza.

Los personajes principales de la serie son¬†Sir Tim O¬īTheo, un arist√≥crata jubilado brit√°nico, que vive sus √ļltimos a√Īos dedicado a la investigaci√≥n en el pueblecito de Bellotha Village. Y Patrick Patson, su fiel escudero, que ya en su juventud comparti√≥ aventuras con¬†Sir Tim O¬īTheo.

Entre los secundarios destaca sobremanera el oficial policial de la localidad, el sargento Blops; de escasa val√≠a a la hora de ejercer su trabajo. Huggins, el due√Īo de la taberna The Crazy Bird, donde siempre se re√ļnen. El fantasma Perkins, mayordomo de la acaudalada Lady Filstrup. Y Mac Latha, otro fantasma que solo¬†Sir Tim O¬īTheo puede ver y o√≠r, como antes le vieron y oyeron distintos antepasados de su familia. El elenco de secundarios es amplio y de calidad.

Sin lugar a dudas, de todos aquellos inolvidables tebeos que hemos ido rese√Īando, Sir Tim O¬īTheo es uno de mis favoritos.

 

(Continuar√°…)

Deja un comentario